...
...

La poligamia dejó una marca en el genoma humano

Según un estudio sobre la variación del ADN parece que a lo largo de la historia de la humanidad unos pocos hombres han tenido más representación en el acervo genético común humano que el resto.
Foto
Países (en verde) en donde la poligamia está permitida legalmente. En el resto puede darse de manera efectiva. Foto: Wikimedia.
Un estudio reciente encuentra una huella genética que nos dice que a lo largo de la historia un número pequeño de hombres han mantenido relaciones con más mujeres que sus congéneres. Por tanto, los últimos diez mil años de poligamia habrían dejado una marca en nuestro genoma. 
Michael Hammer, de University of Arizona y unos de los autores del estudio, dice que los primates de los que descendemos eran polígamos y que incluso los humanos somos todavía ligeramente polígamos, y por esta razón se debe de notar a nivel genético.
Aclaremos primero que la poliginia es la forma más común de poligamia, y habitualmente se confunde con ella. La poliginia es el tipo de relación por la cual un varón tiene dos o más esposas al mismo tiempo. Cuando una mujer es quien tiene dos o más esposos se llama poliandria. La poliginia es y ha sido más común que la poliandria entre las sociedades humanas.
Para encontrar esta historia genética oculta, Hammer y sus colaboradores secuenciaron ADN de 90 personas procedentes de seis grupos étnicos distintos: melanesios, vascos, chinos, mandenca, biaka y san. Los tres últimos grupos son originarios del continente africano.
Descubrieron más diferencias genéticas en el cromosoma X de lo que cabría esperar si el mismo número de varones y hembras se hubieran emparejado por igual a lo largo de la historia humana. La única explicación que encuentran a este patrón es una gran difusión de la poliginia durante un gran periodo de tiempo.
A lo largo del tiempo este patrón de comportamiento produce más diferencias genética en el cromosoma X que en otros cromosomas. Esto se debe a que las mujeres tienen dos copias de este cromosoma mientras que los hombres tienen sólo una. En otras palabras, la diversidad surge porque algunos hombres no consiguen pasar sus genes a la siguiente generación, mientras que las mujeres sí lo hacen.
El análisis refleja toda la historia humana, mientras que la supuesta monogamia reciente no ha dejado todavía marca en nuestro genoma, ésta sería un accidente puntual y tardío desde el punto de vista evolutivo.
Hammer añade que muchas sociedades practican alguna forma de poligamia. Incluso en la civilización occidental, en donde no se pueden tener legalmente múltiples esposas, algunos hombres tienen hijos con más de una mujer, produciéndose una poliginia efectiva. Recordemos que según los análisis de ADN un 10% de los niños (este porcentaje varía entre países y distintos estudios) no tienen como padre biológico al padre oficial.
Según Dmitri Petrov, de Stanford University y no relacionado con este estudio, era de esperar que la poliginia apareciera en este estudio. Petrov también ha descubierto este mismo patrón genético en moscas de la fruta.
Versión para imprimir

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seria genial si te comunicaras y dejaras algo escrito aquí abajo, gracias.
Thalia