...
...

Medida la temperatura de la materia oscura

profetacuentalabiblia.blogspot.com presenta

Medida la temperatura de la materia oscura

Área: Espacio — Miércoles, 22 de Febrero de 2006
Foto
Galaxia enana Leo 1.
Los astrofísicos han conseguido medir por primera vez la temperatura de la materia oscura. Este resultado podría guiar a los especialistas en partículas para encontrar candidatos a constituir tan misteriosa materia.
La materia oscura no puede verse, pero conocemos su existencia indirectamente debido al efecto gravitatorio que produce. Determina, por ejemplo, la velocidad de rotación de las galaxias espirales. Según las estimaciones habría mucha más materia oscura que normal en una proporción de 1 a 6. Por lo demás no sabemos ninguna otra característica. Se supone que esta materia no tiene carga eléctrica o campo magnético (hipótesis razonable) y que no interacciona con la luz (por eso es oscura).
Gerry Gilmore de la Universidad de Cambridge en el RU ha liderado un estudio experimental sobre este tema.
Este grupo de investigadores ha levantado un mapa de la distribución de esta materia, así como de su temperatura, alrededor de galaxias enanas.
Según los resultados la materia oscura posee una temperatura de unos 10.000 °C, bastante más de lo que se había supuesto.
Para llegar a esta conclusión el grupo de investigadores han utilizado el telescopio VLT (Very Large Telescope) de observatorio de Paraná en Chile para medir las distancia y velocidades de las estrellas contenidas en 12 galaxias enanas que orbitan alrededor de la Vía Láctea, nuestra galaxia. Las trayectorias de estas estrellas revelan la materia oscura presente entre ellas en la galaxia.
Han encontrado que cada una de las 12 galaxias estudiadas parece contener la misma cantidad de materia oscura: unas 30 millones de masa solares. Esto representa la mínima cantidad de materia oscura que se necesita para formar una acumulación estable de materia.
Cada partícula de materia oscura parece moverse a unos 9 Km/s. Si fuesen más rápidas una acumulación de materia oscura hecha de estas partículas se disgregaría, y si fuesen más lentas se acumularía más materia ordinaria en la misma región.
A partir de esta velocidad se determina la temperatura de la misma manera que la velocidad de las partículas del aire que nos circunda determina la temperatura del mismo.
Una temperatura de 10.000 grados está por encima de lo estimado con anterioridad y aleja al Universo de los modelos cosmológicos que utilizan materia oscura fría.
Los modelos de materia oscura fría son los que se aceptan en la actualidad. En estos modelos las partículas de este tipo de materia se mueven a unos pocos milímetros por segundo. Sin embargo, estos modelos han tenido bastante éxito a la hora de predecir las propiedades del Universo durante la pasada década.
En los últimos años algunos astrofísicos han venido sugiriendo teóricamente que calentando esta materia se resolvería algunos problemas. Entre estos problemas está la predicción de que las galaxias deberían de tener miles de pequeñas galaxias satélite, así como núcleos muy densos, cosas que no han sido corroboradas por las observaciones.
Un materia oscura más caliente podría resolver estos problemas observacionales y todo encajaría un poco mejor.
Aunque ya se habían propuestos modelos cosmológicos de materia oscura caliente, como neutrinos a casi la velocidad de la luz, fueron rechazados, entre otras razones, por la escasa contribución a la masa total que representarían.
Estos nuevos resultados abren la puerta a nuevas propuestas para las partículas constituyentes de la materia oscura.
El grupo de investigadores no ha conseguido explicar por qué estas partículas se mueven tan rápido, pero los resultados son consistentes con una materia oscura constituida por partículas débilmente interactuantes o WIMPS, ya propuestas en el pasado.
Esperan que en el acelerador LHC que se construye en el CERN dichas partículas puedan ser generadas y analizadas.
Estos hallazgos se presentaron en un conferencia de prensa en Londres el pasado 3 de Febrero. Aunque el artículo aún no ha sido publicado se puede encontrar una copia del mismo on line.
Fuente: Nature.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seria genial si te comunicaras y dejaras algo escrito aquí abajo, gracias.
Thalia