...
...

Con el ratón en los ojos

profetacuentalabiblia.blogspot.com presenta


Ciencia
Miércoles, 06 de febrero de 2002 - 18:58 GMT
Con el ratón en los ojos

Gustavo Sevillano muestra cómo funciona el dispositivo
Dos argentinos crearon una interfase que reemplaza las funciones del ratón con los ojos.

"El primer beso no se da con los labios, sino con los ojos".
La frase no parece apropiada para un país cuyos habitantes en estos días están (como bien diría Borges) más unidos por el espanto que por el amor.
Sin embargo y a pesar de la crisis, sirvió a dos jóvenes bioingenieros de Argentina para presentar un novedoso invento que permite prescindir del mouse de la computadora, reemplazando sus operaciones por el movimiento de los ojos.


Gustavo Sevillano y Guillermo dos Santos
Sevillano y dos Santos, diseñadores del "ratón óptico".
El diseño de esta interfase les valió a Guillermo dos Santos (26 años) y Gustavo Sevillano (25 años) una calificación de "sobresaliente" para obtener sus títulos en la Facultad de Bioingeniería de la Universidad Nacional de Entre Ríos.
En diálogo con BBC Mundo, el primero de ellos explicó que se trata de "un aparatito electrónico situado entre el hombre y cualquier dispositivo que quiera controlar: una silla de ruedas, electrodomésticos, etc".
"En nuestro caso decidimos usarlo para controlar el movimiento del puntero del mouse de la computadora".
Señal electroculográfica
La función básica de la interfase es recibir una señal analógica y generar una señal de salida digital.
"La primera dificultad con la que nos enfrentamos fue decidir con qué tipo de señal biológica de entrada trabajar", explica Gustavo Sevillano.
"Teníamos entre las opciones, las señales cerebrales, las electromiográficas (de control muscular voluntario) y las electroculográficas (movimiento de los ojos). Una vez que nos decidimos por esta última no surgieron demasiados problemas".
Para obtener esos registros se colocan grupos de electrodos alrededor de los ojos del operador. Los datos son interpretados y traducidos a lenguaje digital por un microcontrolador o chip.

Gustavo Sevillano
Los electrodos permiten sincronizar los ojos con la computadora.
"Lo que hicimos fue un prototipo, no un modelo final", aclara Guillermo dos Santos. "En sí nos demandó poco tiempo, unos tres meses, pero tuvimos que aprender a programar microcontroladores, que son la base de este prototipo".
Para hacer sincronía entre el puntero de la computadora y los ojos, la interfaz no registra cualquier movimiento del globo ocular, sino uno específico.
Otro movimiento muscular voluntario permite emular el clic del mouse para órdenes como aceptar, cancelar, etc.
Discapacidad
El diseño tiene como principales destinatarios a aquellos "que no pueden utilizar otros tipos de dispositivos como pueden ser un joystick, una botonera o el propio ratón, o para quienes lo consideren más útil y funcional", explica dos Santos.
El joven bioingeniero, indicó que el trabajo de investigación comenzó por "iniciativa del ingeniero Luis Campos quien ha trabajado por casi 15 años con discapacitados".
"Nos presentó un caso concreto de una chica que necesitaba algún tipo de sistema porque no podía realizar movimientos simples como los de sus manos y sus brazos", explica Guillermo dos Santos.
Su compañero, Gustavo Sevillano aclara que por el momento sólo tienen un prototipo en el cual invirtieron dinero de sus ahorros.
"Ahora comienza el trabajo para desarrollar un modelo por el que no tuvimos hasta ahora ninguna oferta".
"No sé si será industrializable por la cantidad de personas que puedan estar interesadas en esta interfaz. Más bien creo que al principio habrá que construir modelos más bien personalizados", dice Sevillano.
Ratón con estirpe

Guillermo dos Santos
Congreso iberoamericano de tecnologías de apoyo a la discapacidad.
Lo que bien podría llamarse el "ratón óptico" de dos Santos y Sevillano, es la culminación de siete años de estudios en la Facultad de Bioingeniería de la Universidad Nacional de Entre Ríos.
Pero también, al decir de Carlos Pais, catedrático y secretario de extensión de la institución, se suma a investigaciones y diseños que enorgullecen a la institución.
"Para ser estrictos, debo decir que al proyecto de Gustavo y Guillermo no se le dio más importancia que a otros proyectos finales", confiesa Pais en diálogo con BBC Mundo.
"Todos nuestros alumnos, para graduarse, deben presentar una tesis que consiste en un proyecto innovador, un aporte genuino al ámbito de la bioingeniería. Ahora bien, la repercusión social y en la facultad de este diseño en particular, se debe a los alcances de su aplicación".
Pais no oculta los motivos de orgullo de pertenecer a la facultad de bioingeniería. "Fue la primera en esta disciplina en Sudamérica", dice.
"Nuestros alumnos han hecho aportes en todos los niveles, desde la investigación matemática aplicada a señales biológicas, nuevos materiales para prótesis cervicales y diseños de aparatos.
Fue aquí donde se presentó el proyecto original para lo que hoy es el electrocardiograma por teléfono e internet", dice Pais.
Venciendo al espanto
A pesar de la crisis, los bioingenieros argentinos no se detienen.
Mientras Pais menciona premios obtenidos en el último congreso de ingeniería biomédica en Chicago y la presencia de la facultad en la primera cátedra UNESCO de telemedicina mundial, dos Santos y Sevillano, no bajan los brazos.

Ahora comienza la mayor dificultad: tratar que nuestro proyecto se convierta en un modelo que pueda ser utilizado por personas que lo necesitan.
Guillermo dos Santos
"Ahora comienza realmente la mayor dificultad", dice Guillermos dos Santos. "Tratar que nuestro proyecto no quede como una simple presentación en la facultad, sino que se convierta en un modelo final que pueda ser utilizado por personas que lo necesitan".
Ambos asumen que es casi imposible obtener recursos en las circunstancias socioeconómicas de Argentina, pero se muestran confiados y optimistas tanto en el futuro como en su aporte como jóvenes profesionales de la bioingeniería.
Después de todo, y a pesar de Borges y la crisis, todavía hay argentinos a los que la esperanza, los une más que el espanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seria genial si te comunicaras y dejaras algo escrito aquí abajo, gracias.
Thalia