...
...

Sacerdote pederasta: "Perdí la cabeza y lo agarré por detrás"

Profetacuentalabiblia 3.000.000 de lectores en nuestras cuentas!!!

Sacerdote pederasta: "Perdí la cabeza y lo agarré por detrás" (VIDEO)


Los exalumnos de una institución para niños con discapacidad auditiva narraron por primera vez en un video las atrocidades que sufrieron a manos de los curas.
Sacerdote pederasta: "Perdí la cabeza y lo agarré por detrás" (VIDEO)
Los niños no contaban los abusos que sufrían debido a su discapacidad auditiva.

'Don Piccoli' es uno de los sacerdotes que recuerdan los exalumnos de una institución religiosa para niños con discapacidad auditiva en Verona (Italia), la cual fue denunciada por pederastia en 2009, recoge un video publicado por Fanpage.it.
En un audiovisual de doce minutos, hecho en febrero de este año y difundido en América Latina recientemente, el equipo de Fanpage entrevista a los exalumnos con discapacidad auditiva del Instituto Próvolo de Verona. Después de escuchar sus relatos, hace una entrevista encubierta a uno de los agresores señalados por las víctimas, ahora convertidos en adultos.
"Me llevó varias veces al confesionario, me hizo desnudar y me sodomizó", recuerda un exestudiante del Próvolo en el video, mientras señala en un periódico la foto de su agresor, de nombre Eligio Piccoli.
Un total de 67 exalumnos del Instituto Próvolo,centro dedicado a atender a niños de escasos recursos, denunciaron en 2009 los abusos sexuales a los que fueron sometidos por los sacerdotes. Sin embargo, la Fiscalía de ese país consideró que los delitos habían prescrito debido ya que ya habían pasado más de 20 años, período establecido en el Convenio Internacional de Lanzarote, por lo que no abrió investigaciones.

'Don Piccoli'

"La única broma que hice fue con un chico que toqué donde no debía", dice Piccoli durante la grabación. "En un momento perdí la cabeza yo también, lo agarré por detrás y le dije: 'Leche'", confiesa al periodista encubierto que lo grabó.
El sacerdote, que se encuentra en un hogar de retiro para religiosos mayores en Negrar, a 14 kilómetros de la citada ciudad italiana, realizó sus confesiones creyendo que el reportero era un antiguo alumno.
Al ser preguntado si consideraba que había pecado, afirma que no, porque "machos con machos era un broma, es como un vicio". "Lo cierto es que cuando uno se ha confesado, tiene el deber de olvidar", asegura.
Las víctimas de los curas del Instituto Próvolo aún no han sido indemnizadas. / pixabay.com

Casi todos abusaban

Piccoli admite que casi todos los sacerdotes abusaban sexualmente de los niños porque era común en la época y cuenta entre risas lo que hacían al menos diez profesores del Instituto para manosear a los pequeños. Explica que a los compañeros de sacerdocio que descubrían en actos lascivos con menores de edad los trasladaban a Argentina.
"Los sordomudos son todos corruptos", asevera Piccoli. Debido a la condición de los pequeños, no podían denunciar a los pederastas y fue gracias a unos audífonos de última generación como pudieron relatar las vejaciones en su contra.

"No entendía, era muy pequeño"

"Cuando llegué tenía tres años y medio, lo vi todo, era un tortura horrible", afirma en el video uno de los entrevistados, de unos cuarenta años, con cierta dificultad para hablar.
"Abusaron de mí por primera vez a los seis o siete años, me hacían quitar los pantalones, me masturbaban y sodomizaban", expresa.
Un joven de unos veinte años, también entrevistado, relata que los curas le pedían que abriera la boca pero le daba asco y le introducían los dedos por el ano con violencia hasta que finalmente había penetración: "No entendía, era muy pequeño".

Impunidad en la Iglesia

Según el diario argentino 'Clarín', Piccoli es el único de los profesores sacerdotes que ha recibido sanción penal según el derecho canónico. Consiste en una vida dedicada a la plegaria y fuera del alcance de los niños.
En 2016 dos curas del argentino Instituto Próvolo fueron detenidos por las autoridades. Uno de ellos, Nicola Corradi, era procedente de Italia, de donde fue trasladado en los años 80 al descubrirse su relación con las violaciones a niños.
El Vaticano ha recibido las denuncias de la Asociación de Sordos e investigó los hechos en 2010. Sin embargo, a pesar de admitir los abusos en 2012, hasta ahora no ha tomado medidas relacionadas con la excomunión de los religiosos ni indemnizado a las víctimas, según el trabajo del portal Fanpage.

Einstein, EL LADRON DEL SIGLO, otro nobel robado a Tesla y a su discipula, Serbios

Profetacuentalabiblia 3.000.000 de lectores en nuestras cuentas!!!
Resultado de imagen para tesla plagio marconi
Resultado de imagen para EINSTEIN TESLA
Aquí les presento a la Serbia mejor amiga de Tesla, la que compartía sus conocimientos especialmente en cuanto a Física de joven en la universidad. Esto noto Einstein enseguida y en su necesidad de grandeza ajena como sea empezó a salir con ella, como resultado de su relación esta chica murió triste, una genia de la física que elaboro las teorías de Einstein con él quedo como ama de casa, confinada al olvido cosa que hizo Einstein como trabajo de Hormiga para que todo el merito fuera suyo, hizo desaparecer una hija en el camino y mato de hambre tras abandonar al resto de sus hijos, LA TEORÍA YA LA HABÍA ROBADO ASÍ QUE YA NO ERA UTIL MILEVA, Tesla se opinión a estos conocimientos de física porque el decía que esto traería destrucción al mundo, En cambio la electricidad libre y el nuevo sol en la Ionoesfera que el estaba por crear no, traería paz porque era energía libre mundial, gratis, sana para la tierra, sana para el hombre.








Mileva Einstein-Marić, el genio relativo


milenaResultado de imagen para EINSTEIN TESLA

Desde los numerosos descubrimientos publicados en revistas científicas hasta el premio Nobel, Albert Einstein empleó gran cantidad de horas de trabajo y sacrificio para alcanzar cada una de sus proezas. Horas, según se intuye, de solitud, sin ninguna intención de comunicarse con nadie, especialmente nadie ajeno a lo que en ese momento tenía en mente. En este contexto es difícil imaginar a alguien que pudiera compartir su vida con tal partenaire, a sabiendas de las consecuencias inevitables que conllevaba. A no ser que ese alguien fuera precisamente su equivalente, su “contigo no estoy solo en el mundo”, su matemática serbia, su Mileva Marić. El grado de participación de la científica balcánica en las teorías presentadas por su marido es una incógnita, pero parece claro que ser mujer la relegó a un segundo plano aún cuando algunos de los documentos enviados por Einstein a los distintos publicadores estaban firmados por “Einstein-Marity” (Marity como variante occidental de Marić).
Mileva Marić (1875-1948) provenía de una adinerada familia de Titel, en la Voivodina serbia (en aquel entonces fragmento del Imperio Austrohúngaro) que le proporcionó una excelente educación. Tras pasar la infancia en la fértil tierra de sus padres deviniendo la mejor estudiante de su promoción, consiguió una plaza en el Colegio Real de Zagreb para cursar estudios secundarios, siendo así la primera estudiante femenina que asistía a clases de física. Durante los años en Zagreb, de 1892 a 1894, conoció a Nikola Tesla, con el cual mantuvieron el contacto a pesar de la distancia.
En 1896 decidió irse a Suiza, donde después de probar con medicina se inscribió en un curso de la Politécnica de Zúrich para dar clases de matemáticas y física en la escuela secundaria, al mismo tiempo que el joven Albert Einstein. Era la única chica de la clase y la quinta de la historia en el centro para ese tipo de estudios. Pronto se conocieron y establecieron las bases de una amistad que duraría varias décadas. Asistieron juntos a otros cursos de la universidad hasta que en 1901 Marić quedó embarazada, viéndose así obligada a detener su impecable trayectoria y volver a casa de su hermana en Novi Sad, con el fin de dar a luz a su primera hija, Lieserl. Lo sucedido con la pequeña es incierto; algunas fuentes apuntan que fue dada en adopción, pues Einstein y Marić no estaban casados, aunque otras parecen indicar que murió pocos meses después de nacer. En cualquier caso no viajó con su madre de retorno a Suiza, donde la pareja empezó una nueva vida casándose en Berna. Einstein encontró distintos trabajos mientras Marić tuvo a su primer hijo, Hans Albert, en 1904.
einst_wedd
Parece improbable que una mujer con la educación de Mileva pudiera aceptar quedarse en casa cuidando a su hijo, aislándose así completamente de las ideas revolucionarias de su marido sobre la temática que ambos habían estudiado juntos en Zúrich. Más lógico parece que trataran los temas conjuntamente, que hablaran sobre ellos cuando se presentaba la ocasión y que por lo tanto Mileva Marić tuviera un rol principal en las cuatro publicaciones del científico alemán en el año 1905, consideradas piezas básicas de la física moderna. Las teorías tratan temas tan diversos como desconocidos en la época: el efecto fotoeléctrico (donde proponía la idea del cuanto de luz, actuales fotones), el movimiento browniano (movimiento aleatorio de partículas microscópicas en un fluido), la relatividad especial (observaciones sobre los efectos de distintos sistemas de referencia inerciales, entre las cuales la imposibilidad de existencia de un tiempo y espacio absoluto en el conjunto del universo) y la equivalencia masa-energía (E=mc2, una de las expresiones más conocidas de la física).
La idea de colaboración entre ambos toma incluso más credibilidad al leer algunas de las cartas que se escribían Mileva y Albert cuando se encontraban separados (The Love Letters, Jurgen Renn). En ellas, rodeadas de una atmosfera de amor juvenil, se encuentran innumerables conversaciones acerca de las investigaciones de Einstein, en las cuales su compañera parece ser una pieza clave. Difícilmente lograría entender lo que se le proponía si no fuera porque habían empezado a desarrollar las teorías entre ambos, luego solamente quedaba informarse mutuamente de las novedades e imprevistos que iban surgiendo.
Con el genio alemán aún en las portadas de las revistas nació su segundo hijo, Eduard, afectado de problemas mentales. Su madre se volcó completamente en su cuidado, provocando así la aparición de las primeras grietas entre la pareja, pues ya no podía ayudar a su marido en la investigación. La fisura se hizo aún mayor cuando se mudaron a Berlín en 1914: Max Planck quería trabajar con Einstein en su laboratorio, pero también Elsa Einstein-Löwenthal, prima con la que había iniciado una relación sentimental por carta pocos meses antes, residía allí.
Mileva Marić intentó mantener la familia unida ante la irrupción de la nueva amante, aunque la lista de condiciones de su marido, si quería seguir viviendo con él, acabó por hacerle aceptar que la ruptura era irreparable pocos meses después:
CONDICIONES
A. Te asegurarás:
1. que mi ropa se mantiene limpia y en buen estado;
2. que recibiré mis tres comidas con regularidad en mi cuarto;
3. que mi dormitorio y estudio se mantienen ordenados, y especialmente que mi escritorio queda para mi uso solamente.
B. Renunciarás a todas las relaciones personales conmigo en la medida en que no sean completamente necesarias por razones sociales. Específicamente, renunciarás a:
1. que me siente a tu lado en casa;
2. que salga o viaje contigo.
C: Obedecerás en los siguientes puntos en tus relaciones conmigo:
1. no esperarás ninguna intimidad de mí, ni tampoco me lo reprocharás de ninguna forma;
2. dejarás de hablarme si te lo solicito;
3. saldrás de mi dormitorio o estudio inmediatamente y sin protestar si te lo solicito.
D: Te comprometerás a no menospreciarme delante de nuestros hijos, bien a través de palabras o de comportamiento.
(Einstein: His Life and Universe, Walter Isaacson)
Se llevó a sus hijos de vuelta a Zúrich habiendo acordado previamente que su marido les enviaría prácticamente la mitad de su salario. Debido a la irrupción de la 1ª Guerra Mundial no fue hasta 1919 que Marić y Einstein se divorciaron oficialmente, si bien la pareja endogámica que formaban los primos alemanes llevaba tiempo constituida y pocos meses después contrajo matrimonio. Una de las condiciones impuestas por la serbia al firmar los papeles fue que, en el eventual caso de ganar el premio Nobel (finalmente fue en 1922), se le enviaría la totalidad del premio económico con el fin de poder cuidar a sus hijos, uno de ellos enfermo, con seguridad.
einst_emh
La vida de Mileva Marić tras este traumático episodio no fue nada fácil, en especial cuando a su hijo Eduard se le diagnosticó esquizofrenia y tuvo que ser ingresado en una clínica psiquiátrica. Como los recursos recibidos se iban agotando, Marić tuvo que trabajar de profesora a la vez que su ex marido también colaboraba con algo de dinero, hasta que en agosto de 1948 la matemática serbia murió a la edad de 72 años.
Hipótesis a formular hay tantas como fotones reciben nuestros ojos mientras nos pensamos la nuestra, si bien las respuestas tienden a su masa total, cero. Sin embargo una cosa parece clara: igual hay demasiada prisa en buscar individuos a los que admirar sin conocer a fondo qué han hecho o qué importancia tuvo la ayuda de otros para llegar a tales heroicidades. Albert Einstein fue probablemente el mayor genio del siglo XX, así se le conoce en el sector científico, pero quién sabe qué hubiera sido de él y de Mileva Marić en un universo donde los hijos los tuvieran y cuidaran los hombres.
Resultado de imagen para tesla plagio marconi
"A Nikola Tesla le robaron el premio Nobel con 17 de sus patentes"
Resultado de imagen para EINSTEIN TESLA
El inventor serbio Nikola Tesla vivió una época dorada en su vida para luego caer en la decadencia y el olvido casi un siglo. Sin él, nuestro mundo cotidiano no sería igual
“Señor Edison, vamos a utilizar su invento para encender el mundo. Y señor Tesla, vamos a utilizar el suyo como fondo de las películas de Frankenstein”. La frase es de la serie Padre de familia y se puede leer en una de las fases de la exposición Nikola Tesla. Suyo es el futuro que este jueves inaugura la Fundación Telefónica en Madrid, y que se podrá visitar hasta el 15 de febrero de 2015. Y es un ácido resumen de cómo la historia ha tratado al que fue uno de los inventores más importantes de finales del siglo XIX, sin el cual nuestro mundo sería muy distinto a como lo conocemos hoy.
Fue él quien sentó las bases de los sistemas modernos de potencia eléctrica y corriente alterna. “Tesla es el responsable del sistema que hoy utilizamos para distribuir y consumir la electricidad. Cada vez que enchufamos un aparato a la corriente en nuestras casas, estamos haciendo uso de sus inventos. Pero es que, además, él fue el primero en intuir un mundo interconectado en red como el que tenemos hoy”, 
“Tesla vivió una década dorada, la última del siglo XX, en la que era una figura reconocida por sus contemporáneos, participaba en eventos y tertulias, mantuvo polémicas públicas con Edison y los agentes financieros competían por adquirir sus patentes”, Pero también fue injustamente ninguneado. "Le robaron. Fue el perdedor de una batalla empresarial contra Edison, que manejaba mucho mejor los medios de comunicación, y Marconi pirateó 17 de sus patentes y las utilizó para desarrollar la radio, por la que después ganó un Nobel".
Tesla puso todo su empeño en desarrollar sus ideas, pero poco cuidado en registrarlas y defender su propiedad intelectual. Para ello contaba con George Scherff, su desdichado secretario, que trató de llevar cierta racionalidad a sus desarrollos y de sacarles algún provecho comercial. Fue en vano
Más torpe y excéntrico en cuanto a detalles materiales que sus competidores, Tesla puso todo su empeño en desarrollar sus ideas, pero poco cuidado en registrarlas y defender su propiedad intelectual. Para ello contaba con George Scherff, su desdichado secretario, que trató de llevar cierta racionalidad a sus desarrollos y de sacarles algún provecho comercial. Fue en vano. De hecho, llegado un punto la situación se hizo insostenible y tuvo que aceptar otro trabajo, aunque, aún dedicó un día a la semana de forma gratuita a ayudar al inventor.



La historia de una injusticia: Mileva Maric


Comienza sus estudios a la edad de diez años (1886) en un colegio para niñas. Posteriormente, estudia en el instituto de educación de Sremska Mitrovica. Este centro disponía de un magnifico laboratorio de Física y Química.


Young Mileva | 1896
Young Mileva | 1896
Mileva nace el 19 de diciembre de 1875 en la ciudad de Titel situada en la provincia de Vojvodina, que por aquel entonces formaba parte del Imperio Austrohúngaro y que actualmente forma parte de Serbia. Su familia era acomodada y es la mayor de tres hermanos.
Comienza sus estudios a la edad de diez años (1886) en un colegio para niñas. Posteriormente, estudia en el instituto de educación de Sremska Mitrovica. Este centro disponía de un magnifico laboratorio de Física y Química.
Mileva se gradúa en el año 1890, obteniendo la máxima calificación en Física y Química. Es aceptada como estudiante privada en el Colegio Real de Zagreb, con una dispensa especial, pues el centro sólo admitía hombres. Es en la universidad de Zagreb donde entabla amistad con otro genio de la física y matemáticas, como era Nikola Testa, que tuvo un gran reconocimiento académico.
En el verano de 1896, Mileva comienza sus estudios de medicina en la universidad suiza de Zúrich, pero solo sigue estos estudios seis meses y a finales de 1896 comienza sus estudios de física y matemáticas en el Instituto Politécnico  de Zúrich. Este centro otorgaba una titulación que permitía dedicarse a la docencia de la física y las matemáticas.
El Instituto Politécnico de Zúrich era uno de los pocos centros europeos de enseñanza superior que admitía mujeres. Mileva era la quinta mujer  en ser admitida en dicho centro en toda su historia y la única que había en su clase, que sólo tenía once alumnos, entre los que se encontraba Albert Einstein.
Mileva tenía un carácter poco sociable y presentaba una cojera muy ostensible, debido a una artritis congénita, que le hacía tener una autoestima muy baja a pesar de su brillante inteligencia y su gran formación académica.
Mileva y Albert Einstein iniciaron una relación sentimental muy fuerte. Mileva era cuatro años mayor que Albert. La madre de Einstein, que era alemana, nunca vio con buenos ojos el matrimonio de su hijo con Mileva. La definía de la siguiente forma ”ella es un libro, igual que tú… Pero deberías tener una mujer. Cuando tengas treinta años. Ella será una vieja bruja”.
En el año 1900, Einstein escribe a Mileva  lo siguiente “estoy solo con todo el mundo, salvo contigo.  Qué feliz soy por haberte encontrado a ti, a alguien igual a mí en todos los aspectos, tan fuerte y autónomo como yo”.
Queda embarazada en 1901 sin estar casados, lo que provoca una situación social muy difícil de soportar en aquellos momentos históricos. Esta situación le lleva a abandonar sus estudios a pesar de que sólo le faltaba superar el examen final.

Albert Einstein y Mileva Maric de jóvenes
Mileva se refugia en casa de su hermana en Novi Sad en la actual Serbia, dando a luz en 1902 a una niña Liesert, que cuando cumple un año es dada en adopción. Einstein nunca llevó bien el ser padre de Liesert y nunca informó a su familia de que era padre.
El seis de enero de 1903 es cuando Einstein y Mileva se casan en la capital suiza, Berna. Tenía Einstein entonces veinticuatro años y ya había terminando sus estudios, consiguiendo inmediatamente su primer trabajo como técnico de la Oficina de Patentes de Berna.
En 1904, tienen un nuevo hijo Hans Albert y es cuando Mileva decide sacrificar  todas sus posibilidades profesionales y de investigación para dedicarse al cuidado de su familia. Ya entonces Mileva tenía una gran preparación académica. Había desarrollado investigaciones sobre la teoría de los números, cálculo diferencial e integral, funciones elípticas, teoría del calor y electrodinámica.
Se piensa, que los conocimientos matemáticos que tenía Mileva, fueron indispensables para que Einstein pudiera desarrollar sus teorías. Los años más creativos de Einstein fueron aquellos en los que compartió sus investigaciones con ella, de ahí la injusticia que se comete con Mileva.

Albert Einstein y Mileva Maric
El año  1905 fue el de los grandes logros  de Albert Einstein, publicando cuatro grandes artículos, y uno de ellos incluía la teoría de la relatividad, que revolucionaron el mundo científico y que le convertirían en un genio. 

Es revelador, que Mileva en una carta escrita a una amiga le decía “hace poco hemos terminado un trabajo muy importante que hará mundialmente famosos a mi marido”.
Para Evans Harris “la teoría de la relatividad comienza con la tesis que Mileva escribió y presentó a la supervisión del profesor Weber, cuando estudiaba en la Escuela Politécnica de Zúrich, cuya memoria se ha perdido. El efecto fotoeléctrico tiene su origen en los trabajos de Mileva cuando estudiaba  en Heilderberg con el profesor Lenard, al cual posteriormente le fue concedido el Premio Nobel de Física. Precisamente, por su trabajo experimental sobre el efecto fotoeléctrico. La teoría del movimiento browniano es producto del pensamiento de Einstein y de su interés por la termodinámica. Mileva contribuyó al mismo con el trabajo matemático, describiendo el movimiento desordenado de las moléculas”.
En 1910 nace Eduard “Tate” en Zúrich, pero nace afectado de un retraso mental, que precisa de unos cuidados muy especiales. Mileva se dedica en cuerpo y alma al cuidado especial de su hijo. Esto significa un alejamiento entre Mileva y Einstein. En esos tiempos todavía ella le ayudaba a la preparación de las clases y conferencias que impartía. En 1911 toda la familia se traslada a vivir a Praga donde le  habían ofrecido a Albert un puesto de profesor en dicha universidad. Regresando nuevamente a Zúrich en 1912.
En 1913, Albert Einstein inicia una relación extramatrimonial con su prima Elsa Löwenthal, que vivía en Berlín. Elsa también era separada y madre de dos hijas. Esta le organiza todo el hogar de Einstein para que su dedicación sea plena para la investigación y no deba preocuparse de nada más.   Obedece todas las órdenes que le da Einstein, como el restringirle el número de visitantes que aspiraban a hablar con él, pues su fama era ya enorme.
Esto hace que Einstein acepte ser profesor de la universidad de dicha ciudad y se le posibilita que trabaje también  como investigador en los laboratorios de Max Plank (laboratorios que posteriormente fueron famosos por su utilización por los nazis).
Mileva no quiere trasladarse a vivir a Berlín, pues es consciente del final de su matrimonio. En la correspondencia entre Einstein y Elsa se puede comprobar cómo Einstein le comunica el no poder forzar un divorcio sin culpables.
No obstante se traslada a vivir con Einstein a Berlín, pero será el periodo más duro de su vida.   Einstein no soporta a Mileva y le impone unas durísimas reglas de convivencia, que son escritas:
Albert Einstein y Mileva con su hijo Hans Albert
Tendrás que encárgate de que:
Mi ropa este siempre ordenada.
Se me sirvan tres comidas diarias en mi cuarto.
Mi dormitorio y mi estudio estén siempre en orden y de que nadie toque mi escritorio.
 Debes renunciara todo tipo de relaciones personales conmigo, con excepción de aquellas requeridas para el mantenimiento de las apariencias sociales. No debes pedir que:
Me siente contigo en casa.
Salga contigo o te lleve de viaje.
Debes comprometerte explícitamente a observar los siguientes puntos:
No debes esperar afecto de mi parte y no me reprocharas por ello.
Debes responder inmediatamente cuando te dirija la palabra.
Debes abandonar mi dormitorio mi estudio en el acto.
Prometerás no denigrarme cuando así te lo demande yo ante mis hijos, ya sea de palabra o de obra.

Foto de Albert Einstein y Mileva Maric
A los pocos meses de vivir en Berlín, y ante su situación en que se encontraba su matrimonio y ante el temor de que estallara la I Guerra Mundial, Mileva regresa a Zúrich con sus hijos. Vive en una pensión con gran escasez de medios hasta que comienza  a dar clases de música y matemáticas. Esto hace que su situación económica mejore y consigue alquilar un piso y dar una vida más digna a sus hijos.
La separación matrimonial le provocó una fuerte debilidad anímica y las consecuencias del estallido de la I Guerra Mundial le hicieron que cayera en una profunda tristeza que acabó en una gran depresión.   Mileva concede el divorcio a Einstein en 1919 y en el pacto de divorcio se acuerda que si Einstein gana el Nobel, gran parte de la cantidad que reciba por dicho premio, sería para ella.
Einstein consigue el Premio Nobel en el año 1921. Mileva compra con ese dinero un edifico de apartamentos en Zúrich, que le permitirá vivir con cierta holgura el resto de sus días. 
Esto le da autonomía económica y le permite atender a su hijo Eduard, que tenía detectada una esquizofrenia, lo que le provocaba frecuentemente brotes violentos, que ponían en peligro la vida de Mileva. A pesar de estos episodios, Mileva siempre lo mantuvo en casa bajo sus cuidados, negándose sistemáticamente a ingresarlo en un psiquiátrico. La situación era tan dura, que tuvo que contratar a personal de seguridad para que la protegieran de los ataques de Eduard.
Su otro hijo, Hans Albert, estudió en la misma escuela que sus padres, La Politécnica de Zúrich. Se casó con una profesora alemana y cuando el nazismo ya hacía estragos, se trasladó a vivir a Estados Unidos en el año 1937, donde fue contratado como profesor de Ingeniería Hidráulica en la prestigiosa universidad de Berkeley en California.
Los continuos brotes psicóticos que sufre su hijo Eduard, provocan en Mileva una gran crisis nerviosa, llevándole a ser ingresada en el hospital con carácter urgente, sufriendo  varias embolias que le provocan su muerte. Mileva muere sola en el hospital en el año 1948.
Ella siempre conservó el apellido Einstein, como así figura en su tumba en el cementerio de Zúrich. Cabe reclamar el mantenimiento del apellido de su marido como una reivindicación silenciosa de su trabajo en el éxito investigador del mismo.
El conocidísimo Bertrand Rusell definía a Albert Einstein como “alguien a quien los asuntos personales no le ocuparon gran cosa de su mente… Pero alguien debía hacerlo y ese era el papel que reservaba a sus mujeres, es decir la responsabilidad del hogar y el cuidado de sus hijos”.

Mileva con sus dos hijos, Hans Albert y Eduard
La misógina de Einstein resulta llamativa y por supuesto muy ignorada. Solo se le ensalza su saber científico, pero como persona dejaba mucho que desear, cosa que la historia nunca  lo señaló.
Las mujeres eran para él, además de manos que trabajan en todas las cosas fútiles del mundo, un objeto. Estaba convencido de que “muy pocas mujeres son creativas. No enviaría  a mi hija a estudiar física. Estoy contento de que mi segunda mujer no sepa nada de ciencia
Valoraba que  la ciencia agría el carácter de la mujer. Por eso es fácil entender sus críticas a Marie Curie “nunca ha escuchado cantar a los pájaros”. Albert Einstein que tenía un aspecto bonachón a los ojos del mundo y que tenía la cabeza llena de fórmulas, sin embargo, también la tenía llenas de ideas machistas y retrógradas con respecto a las mujeres, cuya valoración siempre era negativa. Destaca una frase célebre “¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”.
Sirva este artículo para poner en la historia el papel de Mileva Maric en el desarrollo de la Física y que se sepa el papel tan fundamental que tuvo en la teoría de la relatividad. Además un toque de atención a los historiadores y prensa de la época que ocultaron el papel de ella y ensalzaron el papel de Albert Einstein.
luzbel ha muerto asesinado y su cuerpo usado ¿DIOS HA MUERTO? GÉNESIS DEL ATEÍSMO Y RAZÓN ATEA.