...
...

Peces robot en el Cantábrico

profetacuentalabiblia.blogspot.com presenta

Peces robot en el Cantábrico

De Jose Manuel Nieves (el 20/03/2009 a las 18:03:40, en Ciencia)

Durante el próximo año, cinco "peces robot" serán liberados en el Cantábrico en el transcurso de un experimento sin precedentes en Europa y cuya finalidad será medir la contaminación de las aguas. Los dispositivos, desarrollados por científicos británicos y que imitan a la perfección los movimientos reales de un pez, serán "puestos en libertad" en el puerto de Gijón. Si el experimento tiene éxito, todo un ejército de esta nueva especie de peces mecánicos podría empezar a verse pronto en los ríos, lagos y mares de todo el mundo.



Como se puede apreciar en el vídeo, los robots, que imitan las formas de una carpa, se mueven en las piscinas de los laboratorios de la Universidad de Essex, donde fueron creados, con entera libertad y de una forma muy similar a la que lo haría un pez real.

Con un coste de cerca de 29.000 dólares por unidad, estos robots están equipados con sensores químicos capaces de "olfatear" cualquier sustancia potencialmente peligrosa o contaminante, incluidos los escapes de combustible de los barcos o de las tuberías submarinas. Toda la información que recolecten durante sus patrullas será enviada vía WiFi hasta los laboratorios de análisis de datos.

A diferencia de generaciones anteriores de peces robóticos, que que era necesario operar por control remoto, estos son capaces de navegar de forma independiente y sin necesidad de ninguna comunicación ni intervención humana.

Rory Doyle, el científico que ha dirigido el grupo de desarrollo en la universidad de Essex, asegura que existen muy buenas razones para haber desarrollado un robot en forma de pez, en lugar de limitarse a diseñar un minisubmarino convencional. "Al hacerlo, estamos construyendo sobre un diseño que lleva funcionando cientos de millones de años -explica el científico- probado por la evolución y que tiene una increíble eficiencia energética. Y eso es precisamente lo que necesitamos para asegurar que nuestros sensores de contaminación puedan navegar bajo las aguas durante muchas horas".

Lo único que no ha explicado el científico es lo que sucederá cuando algún depredador, atraído por los movimientos, intente comerse alguna de sus creaciones. O lo que pasará cuando alguien, en alguna parte, se encuentre con un pez metálico atrapado sin remedio en sus redes de pescar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seria genial si te comunicaras y dejaras algo escrito aquí abajo, gracias.
Thalia