...
...

Unidad 731, el Auschwitz japonés

profetacuentalabiblia.blogspot.com presenta


Unidad 731, el Auschwitz japonés


Depósito de cadáveres del Escuadrón 731 (Wikimedia Commons)
Por Alfred López
No existe guerra en la que, por pequeña que sea, no se cometan numerosas atrocidades, muchas de ellas en nombre de la libertad y la evolución de la humanidad. La mayoría de los conflictos bélicos vienen acompañados de extraños experimentos que acaban convirtiéndose en auténticas barbaridades contra el género humano.
Un claro ejemplo es el holocausto llevado a cabo por los nazis durante su permanencia en el poder, o los numerosísimos experimentos realizados durante la Guerra fría entre EE.UU y la URSS en el que millares de personas fueron utilizadas como cobayas humanas.
Uno de esos casos de brutalidad sin límites tuvo lugar entre los años 1937 y 1945 por parte del ejército japonés, con el beneplácito de su gobierno. Durante la Guerra chino-japonesa y hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial, se llevaron a cabo múltiples operaciones bajo la supervisión de la Unidad 731,un perverso programa de investigación que escondía atroces prácticas sobre los enemigos del gobierno nipón.
Los primeros en sufrirlas fueron los prisioneros chinos, con los que se cometieron brutales crímenes de guerra. Después llegaron los experimentos con todo tipo de prisioneros, sin importar las nacionalidades de estos. Bajo la inocente excusa de crear un laboratorio de investigación y prevención epidémica para el estudio de la purificación del agua, se instaló un módulo de operaciones en el distrito de Ping fang, al noreste de la ciudad china de Harbin.

Shiro-ishii, comandante de la unidad 731. (Masao Takezawa/Wikimedia)
Shiro-ishii, comandante de la unidad 731. (Masao Takezawa/Wikimedia)
El lugar se convirtió en un campo de experimentación en busca de la pureza y la supremacía de la raza. Entre las pruebas a los que sometían a sus cobayas humanas, tenían sus favoritas: una de ellas consistía en congelarlos y someterlos a bajísimas temperaturas. Los colgaban bocabajo para ver cómo agonizaban y así calcular el tiempo necesario para morir asfixiado, sin obviar que el exprimento entretenía y divertía a los miembros del ejército imperial nipón.
En otros casos, se les infectaba con numerosos virus y observaban todo el proceso hacia la muerte, realizando vivisecciones sin anestesia alguna y amputando miembros infectados para la posterior observación en el proceso de putrefacción.
Se calcula que en total fueron más de 400.000 los chinos que fallecieron a causa de la brutalidad de la Unidad 731. Su mayor artífice fue el teniente general Ishii Shiro, cuyo fanatismo llevó a realizar los más crueles y horribles experimentos con seres humanos, sin tener miramiento alguno del género o estado. Entre sus víctimas se encontraban mujeres embarazadas, a las que se les practicó la vivisección para extraerles el feto y experimentar con estos, mientras la madre se desangraba hasta morir.
Como puedes comprobar, se trata de uno de los episodios más escalofriantes que trajo consigo la guerra y la absurda ambición de crear una raza superior. Debido al alto nivel de brutalidad que aparece en muchas de las imágenes encontradas para realizar este post, he decidido adjuntar tan solo dos fotografías representativas del tema, pero puedes visitar la galería publicada en la web festered.
Aviso importante: muchas de las imágenes allí expuestas pueden dañar la sensibilidad de algunas personas, por lo que si eres fácilmente emocionable es recomendable que no las veas.
Fuentes de consulta e imágenes: theage / unit-731 / strangeworldofmystery / festered

EL CAMPO


LAS EXPERIENCIAS




GENERAL SHIRO ISHII



BBC News World Edition
Viernes, 01 de febrero 2002, 18:00 GMT
Unidad 731: fuerza biológica de Japón
Wang Xuan
Wang Xuan está llevando a los habitantes del pueblo chino en su lucha por la justicia 

La unidad 731 fue una división especial del ejército japonés, una elite científica y militar. Tenía un gran presupuesto autorizado especialmente por el emperador, para desarrollar armas de destrucción masiva que iba a ganar la guerra a Japón. Estados Unidos y Alemania tuvieron su carrera de armas nucleares.Japón entregó su confianza a los gérmenes. Anita McNaught informes.
La Segunda Guerra Mundial
Era octubre de 1940. Wu era un muchacho de 11 años, cuando sus nueve años de edad, hermano cayó enfermo de una enfermedad misteriosa, una epidemia que asolaba a través de su pueblo. Aterrorizada de que la familia serían desalojadas, los padres de Wu mantuvo la enfermedad de su hermano es un secreto de sus vecinos.

Wu Shi-Gen
Wu Shi-Gen paga respeta fuera de la sala en la que se mantuvo a su hermano


Y temiendo que el chico infectar a sus hermanos, lo encerraron en una bodega en el otro extremo de la casa.
Su hermano tuvo la peste bubónica.
Los aviones de guerra japoneses que habían pasado más de pueblo Wu Shi-Gen en Quzhou, sur de China, varios días antes perplejos a sus habitantes.Las bombas de los aviones cayó no explotó, pero cayó sin causar daño a la tierra, grietas abiertas, como los huevos. A partir de ellos se sirvió una extraña mezcla de arroz, el trigo y las pulgas. Las pulgas saltando lejos, en los oscuros rincones de las casas.
No fue sino hasta varios días más tarde, cuando muchos aldeanos fueron golpeados por la enfermedad, que algunos de los más astutos comenzaron a establecer una conexión.
Los médicos de bata blanca japonesa que dice ser de un gobierno de unidad de prevención de la epidemia-que llegan a las aldeas sin previo aviso, diciendo que estaban allí para poner en práctica las medidas de higiene, o de administrar las vacunas. Excepto que después de salir, el pueblo caería enfermo.
Aún más siniestro, fueron los testigos oculares poco frecuentes, apenas creyó en su momento, que habló de cómo los soldados japoneses apoderarse de las víctimas, cortando abrirlos en vida y la toma de muestras, antes de deshacerse de los cuerpos.
Pero ninguno de estos horrores llegó a acercarse a lo que estaba sucediendo en las instalaciones de alto secreto dispersos derecho a través de Manchuria ocupada por los japoneses en el norte de China.
Unidad 731
La unidad 731 era el mundo el programa más grande y completo de armas biológicas. Dentro de la Unidad 731 japonesa llevó a cabo la investigación y la experimentación con seres humanos en una escala sin igual en la historia de la humanidad.

Unidad 731
El exterior sigue siendo de la Unidad 731 instalaciones


Más de 10.000 prisioneros de guerra chinos, coreanos y rusos fueron asesinados en estas instalaciones experimentales. Fueron utilizados como ratas de laboratorio humanos, a la investigación, la raza y perfeccionar las armas biológicas.
Eran tratados como sub-humanos, y la vivisección en directo eran comunes. Los productos de la investigación se comprobaron los civiles chinos. Se estima que las armas biológicas mató a más de 300.000 entre 1938-1945.
Cubrir
Cuando la guerra llegó a su fin, los japoneses se rindieron y los EE.UU. se movilizaron para administrar los asuntos del país, los oficiales y los científicos responsables nunca fueron llevados a juicio.

Unidad 731 notas de investigación
Las notas de investigación de la Unidad 731 se han encerrado en los archivos militares EE.UU.


Los militares de EE.UU. se enteró de lo que los japoneses habían estado trabajando y captaron de inmediato dos puntos: Nunca sería capaz de llevar a cabo ese tipo de experimentación con seres humanos en el país. Y que la investigación tenía que ser mantenido a los rusos a toda costa.
Así que los EE.UU. cortar los oficiales japoneses a un acuerdo: la inmunidad contra el enjuiciamiento por crímenes de guerra a cambio de los datos experimentales.
La adopción de medidas
Cuando ni el gobierno japonés ni EE.UU. parecía dispuesto a admitir a cualquiera de los delitos o el encubrimiento, un pequeño grupo de japoneses horrorizado se acercó a los chinos, y formó una alianza inusual. Estaban decididos a utilizar el sistema para cambiar el sistema, y ​​decidió una demanda era la mejor manera.
Que tenían que escuchar las historias de los aldeanos - sin testigos vivos de la masacre, que no tendría ningún caso. Su planeada visita a Shan Chong llegó a los titulares de ambos países.

Wang Xuan
Wang Xuan ha hecho trabajo de su vida para llamar al gobierno japonés para tener en cuenta


Wang Xuan sabía las historias de guerra de los habitantes del pueblo de Chong Shan, en su adolescencia había sido enviado allí para aprender de los campesinos. Su provincia también había sido bombardeado por la peste. Su tío había muerto de enfermedades. Se dio cuenta de alguna forma de reparación por lo que sus parientes habían sufrido era posible.
Recuerda el día en agosto de 1995, trabajando en Japón, leer acerca de los planes para el juego de la ley en el Japan Times. "Yo estaba muy emocionada me puse en contacto con el grupo y me dijo:... Yo soy el descendiente del pueblo Shan Chong que tienen la obligación de ayudar"
Wang Xuan ha desempeñado un papel crucial para que los testigos del juicio, y la recolección de pruebas detalladas. Se ha desempeñado en los mítines políticos y organizó conferencias y simposios. Ella ha presionado y acosado los funcionarios gubernamentales de ambos lados del mar de China, y ha establecido vínculos internacionales entre académicos de Asia y los EE.UU..
La demanda
Cuando la investigación para el juicio comenzó, Wang Wu había oído una historia que contar.Sin embargo, Wu, al igual que muchos de su generación fue instintivamente humilde. No podía ver cómo un anciano como él, con poca educación y sin experiencia en los asuntos públicos podría ser de alguna ayuda. Wang lo convenció alrededor.

Wu Shi-Gen
Wu Shi-Gen mantiene su promesa de vengar a su familia


Un grupo de 180 campesinos chinos, incluyendo a Wu Shi-Gen dio pruebas contra el gobierno japonés. Sus demandas son sencillas. Quieren que el gobierno primero en admitir que en la medida de la guerra biológica emprendida contra los chinos, a continuación, pedir disculpas y hacer un pago compensatorio. "Lo siento no es suficiente", dice Wang Xuan, "los japoneses son gente muy amable - que decir lo siento todo el tiempo en su vida diaria."
A pesar de su ansiedad inicial, por Wu Shi-Gen, el proceso de enfrentarse a su pasado ha sido totalmente positivas. Después de la muerte de su hermano y su hermana, su padre era bayoneta a la muerte de un soldado japonés. A su madre en su lecho de muerte pidió a su hijo sobrevivir para vengar a la familia. Sesenta años después, Wu siente que por fin ha honrado ese compromiso.
"Me siento como una piedra se ha levantado de mi corazón", dice.
El veredicto se espera para principios de marzo.
Ahora, los habitantes del pueblo chino está buscando para demandar al gobierno de los EE.UU..
Unidad 731: domingo 3 de febrero de 2002 a 1915 en BBC Two
Reportero: Anita McNaught 
Productor: Giselle Portenier 
Adjunto Editor: Farah Durrani 
Editor: Fiona Murch

http://news.bbc.co.uk/2/hi/programmes/correspondent/1796044.stm

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seria genial si te comunicaras y dejaras algo escrito aquí abajo, gracias.
Thalia