...
...

Tela de araña conservada en ámbar de hace 110 millones de años

profetacuentalabiblia.blogspot.com presenta

Tela de araña conservada en ámbar de hace 110 millones de años

Área: Paleontología — Lunes, 26 de Junio de 2006
Foto
Esta avispa fue atrapada en la tela y después en el ámbar (Science).
Se ha encontrado la tela de araña más antigua conocida atrapada en un trozo de ámbar español de hace 110 millones de años.
La tela fue cubierta por las secreciones resinosas de un árbol del que probablemente colgaba, mientras que el Tyrannosaurus rex pisaba la Tierra, en el periodo Cretácico en lo que ahora es Aragón (España). Junto a la tela también fueron cubiertas las últimas presas atrapadas por la tela.
La pieza tiene unos 18×7,5 mm de tamaño. Los paleontólogos que la encontraron pudieron comprobar que, pese a la deformación debida al proceso de fosilización, la tela consta de 26 hebras, algunas de ellas interconectadas. El hallazgo fue realizado por David Grimaldi, del American Museum of Natural History in New York City y Enrique Peñalver junto con Xavier Delclòs de la universidad de Barcelona.
Naturalmente la tela no está tan completa como para afirmar que era exactamente como las actuales (una red radial y una espiral que la recubre), pero se puede decir que era compleja, que formaba un plano y no una suerte de hilado aleatorio. 
Es más fácil encontrar fósiles de araña que de sus telas, de modo que podemos decir que las primeras arañas aparecieron hace 400 millones de años y que probablemente utilizaban su seda para atrapar insectos, pero no sabemos la forma de las telas hechas por esa seda, pues el fragmento de seda más antiguo conocido de hace 130 millones de años es una sola hebra de 4 mm de longitud.
Foto
La localización de las hebras se ha marcado sobre el fósil. También se aprecian las últimas presas atrapadas por la tela de araña. La escala (barra superior) corresponde a 1 mm. Foto: Science.
Por tanto en este caso hablamos del fragmento de tela de araña más antiguo conocido. Contiene cinco hebras en el mismo plano y por lo menos tres de ellas están interconectadas a una hebra perpendicular de la misma manera que en las actuales telas.
Además el ámbar contiene parte de las presas que se quedaron pegadas a la tela: una mosca, un escarabajo, un ácaro, y una avispa. Son precisamente las presas considerando el tamaño que uno espera encontrar en las telas actuales, de varios centímetros de diámetro, aunque esas especies en concreto se hayan extinguido ya.
Este hallazgo apoya la idea que en la era de los dinosaurios ya había telas de araña atrapando insectos en vuelo.
Esto significa que telas similares han condicionado la evolución de los insectos voladores durante 100 millones de años. Así, por ejemplo mariposas y polillas que evolucionaron a la vez que las plantas con flores hace 130 millones de años tienen anatomías que les permiten escapar de las telas de araña.
El ámbar es considerado una gema, pero no es más que la resina fosilizada de árboles (principalmente coníferas y similares) que crecían sobre la Tierra hace millones de años. Cuando la resina capturaba por accidente un insecto o similar cubría al ejemplar con un sarcófago perfecto para conservar su frágil cuerpo, y así proporcionar una fuente de información inigualable a los paleontólogos.
Este trozo de ámbar proviene de un rico yacimiento paleontológico encontrado en Aragón hace siete años.
Referencia: Science (vol 312, p 1761)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seria genial si te comunicaras y dejaras algo escrito aquí abajo, gracias.
Thalia