...
...

El 40% de los adolescentes son tímidos

profetacuentalabiblia.blogspot.com presenta


Ser tímido

Por: Adriana Balaguer, el 18 de enero de 2011, 06:18 AM

Ser tímido / iStockphoto

A ellos los mata la timidez

El 40% de los adolescentes son tímidos, según la Organización Mundial de la Salud. Cómo superarlo

Enlaces relacionados



Solo los tímidos de verdad saben lo que se experimenta al conocer a alguien o al ingresar a un grupo que no sabe nada de uno. No se trata solo de esa inhibición que alguna vez nos ha asaltado y que nos obliga a bajar el perfil hasta que entramos en confianza. La timidez que asusta es la que paraliza, la que se vuelve crónica. La que interfiere en nuestra rutina. La que da palpitaciones, deja sin palabras y hasta puede hacernos parecer antipáticos.
Dicen los especialistas que puede tener un componente genético, pero mayormente es el reflejo del miedo a ser observado (y no cumplir con las expectativas de quien mira) es una clara señal de autoestima baja. Según la Organización Mundial de la Salud, el 10% de los adultos y el 40% de los adolescentes se ven afectados por la timidez. Otro dato: es el más habitual de los problemas emocionales y a la vez el que menos se atiende.
¿Se puede dejar de ser tímido? ¿Hay un entrenamiento que permita aprender a controlarla? A continuación algunos tips que servirán de guía para ayudar a superar este rasgo de la personalidad:
- Aprender a desdramatizar las situaciones que nos generan timidez y anticiparnos a lo que puede suceder.  Puede ayudar, por ejemplo, recordar que la persona con la que tenemos que reunirnos  también tiene errores, miedos… O decirse  que “nadie nos va a mirar” al entrar a ese lugar que tanto nos asusta
- Trabajar sobre el lenguaje corporal. Cómo usar las manos, los gestos. Acompañar la palabra con el cuerpo ayudará a desplazar la vergüenza que genera el tener que hablar.
- Asumir nuestro aspecto físico y actitudes personales, y tomarlos con humor. Una forma, sin duda, de empezar a superar el miedo al ridículo tan típico de los tímidos.
- Sustituir el discurso interior negativo por otro positivo. ¡Basta de decirnos “no lo he hecho bien” o “nadie se ha interesado en lo que dije!
Llevar adelante un cambio en este sentido no es una tarea sencilla. Es un trabajo. Ponerse metas cortas y premiarse por los logros es una buena forma de estimular el esfuerzo que demandará el proceso liberador. Dejar de ser tímido es ganar en confianza en sí mismo. Es quererse un poco más, es disfrutar un poco más. Por eso vale la pena.
¿Alguna vez la timidez te impidió cumplir un deseo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seria genial si te comunicaras y dejaras algo escrito aquí abajo, gracias.
Thalia