...
...

La Antártida verde y con arboles hace 15 millones de años.

Profetacuentalabiblia miles de artículos de ciencia y teología.

Mi fotoUna vez mis queridos y queridas la Antartida era verde, bue, se supone que la mayoría de los lugares de la tierra alguna vez fueron distintos, ya vimos como el Sahara era húmedo  con lagos y como aun quedan remanentes de cocodrilos de agua viviendo en lagos minúsculos en medio del desierto como si fuera un pequeño pedazo del amazonas...pero la noticia asombrosa no es que la Antártida haya sido verde alguna vez, la noticia asombrosa se arma cuando la conectamos con el famoso mapa Piri Reis en el que la Antártida aparece totalmente sin hielo...que locura, una vez antes de la historia oficial alguien la dibujo, cartografeo increíblemente como estando navegando sus costas con mucha tranquilidad.

Cartografia que recupero y actualizo Piri Reis, pero que el solo recupero y copio con ciertos retoques, no dibujo originalmente, ni escribió originalmente, no se tiene idea cierta de quien fue el dibujante, Piri solo la encontro e hizo famosa...

¿Eran medio monos luchando por encender una pequeña y triste fogata llevando de los pelos para tener relaciones sexuales a sus mujeres nuestros antepasados o eran una civilización muy, muy culta y avanzada?

Piri Reis: el misterio de la Antártida

El mapa de Piri Reis es uno de los mayores misterios de la humanidad, una joya cartográfica que puede leerse como "premonitoria". Lo más destacado es que pese a que fue realizado en el siglo XVI, detalla con precisión la Antártida, descubierta en 1818. 

islas_caribe

Mapas en los que se representan las islas del Caribe y la costa oriental del continente americano.
Como vemos en el de la izquierda, también aparece la antártida.



Un período inesperadamente cálido hace alrededor de 15 millones de años se dejo sentir en una desconocida y descongelada Antártida, un continente muy verde, según un nuevo estudio.



La Antártida ha desarrollado sus capas de hielo en unos 34 millones de años. Sin embargo, durante el período cálido más reciente, el paisaje interior se hubiera parecido a la tundra que se encuentra en partes de lo que hoy es Chile y Nueva Zelanda, y en las costas hubieran existido hayas y otros tipos de coníferas.
 
La sorprendente evidencia proviene de “abundantes” restos de ceras de la hoja en los núcleos de sedimentos extraídos de las profundidades de la plataforma de hielo de Ross, dijo la líder del estudio Sarah Feakins, un biogeoquímico de la Universidad del Sur de California.

Los sedimentos habían caído de los suelos antárticos al mar durante el Mioceno, un período leve en la historia de la Tierra de entre 15 y 20 millones de años.

No sólo fueron los restos de cera de hojas, lo que sugiere que muchas plantas estaban creciendo en las costas de la Antártida, un análisis de su composición química revela el continente era más cálido de lo que se pensaba abundo, Feakins .
 
La investigación anterior de los núcleos de sedimentos dio a entender que la Antártida era aproximadamente tres grados Celsius más caliente en promedio, durante el Mioceno de lo que es hoy en día.

El nuevo estudio reveló que las temperaturas en algunos lugares de la Antártida fueron de 11 grados Celsius mas calientes, lo que significa que un día de verano alcanzara los 7 grados centígrados.

“Sabíamos que el Mioceno fue un período de calentamiento, pero fue una sorpresa ver esto en la Antártida, ” dijo Feakins.

Las ceras de la hoja revelan el clima antiguo.

Cuando una planta muere, la mayoría se descompone, a excepción de los granos de polen y las ceras de sus hojas. La cera de la hoja, puede quedar atrapada y preservada en los sedimentos como una especie de “fósil molecular”, dijo Feakins.

Para el nuevo estudio, Feakins extrajo ceras vegetales procedentes de los núcleos de sedimentos del Mioceno y los puso en un espectrómetro de masas, que separa los isótopos-variaciones de los productos químicos que tienen diferentes masas.

Las ceras de la hoja lleva un registro del clima mediante la captura de las proporciones de los isótopos del agua que la planta “bebía” mientras estaba viva, dijo Feakins, cuyo estudio fue publicado en línea el 17 de junio en la revista Nature Geoscience.
Normalmente, el elemento más liviano en la tabla periódica, el hidrógeno tiene un isótopo estable llamado deuterio que es dos veces más pesado que el hidrógeno ordinario.

Cuando llueve, el agua hecha de deuterio cae primero, dejando el isótopo más ligero en la nube.
Pero el equipo encontró más deuterio conservado en las ceras de plantas antiguas.
Combinando estos datos con los modelos atmosféricos, el equipo concluye que el calentamiento de los océanos del Mioceno condujo a una mayor evaporación, por lo que las nubes estaban más cargadas de agua, y por lo tanto producían mayor cantidad de lluvia, por el momento en que viajaban por la costa antártica.

Los granos de polen que también se encuentran en los sedimentos revelaron dos especies de árboles: el Haya roja de Nueva Zelanda (Nothofagus fusca) y una conífera arbustiva del genero Podocarpidites .
Las especies de árboles varían en la medida de sus granos de polen que puede ser transportado por la planta. los granos de la Podocarpidites no pueden ir muy lejos, lo que demuestra que los árboles deben haber sido criados en la Antártida y no, por ejemplo, en las costas más distantes de Nueva Zelanda.

Perspectivas Modernas del calentamiento.

Aunque el Mioceno fue en general más cálido de lo que es hoy en día, la nueva investigación podría tener alguna relación con la tendencia actual de calentamiento global, señalo Feakins .

La temperatura media global de la Tierra ha aumentado en unos 0, 8 grados centígrados desde 1880, según el Instituto Goddard de Estudios Espaciales. Dos tercios de este calentamiento han ocurrido desde 1975.

Comprender los patrones de las precipitaciones del Mioceno pueden ayudar a los científicos a calcular la cantidad de humedad que se conseguirá en el mundo si se calienta, según los autores del estudio.

“Me doy cuenta de que para la mayoría de la gente, las historias sobre la Tierra de hace 20 millones de años suenan muy abstractas”, agregó.

“Pero en términos de la Tierra y el clima, el (calentamiento de la Antártida) no fue hace mucho tiempo, y la distribución de los continentes y de la química de la atmósfera no era en realidad muy diferente al de hoy.”
PIRI_REIS_fragmento


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seria genial si te comunicaras y dejaras algo escrito aquí abajo, gracias.
Thalia