...
...

Pirámides y ciudades sumergidas en Cuba - Entrevista a Paulina Zelitsky

Profetacuentalabiblia miles de artículos de ciencia y teología.
Mi fotoCreo que lo de Cuba merecía un post especial, estoy investigando esto que ya es innegable, no es fabula, ni cuento, es absolutamente verídico, la linea cronologica evolutiva de la historia oficial ya no se sostiene, la humanidad sufrió saltos evolutivos e involutivos fugaces, así lo dice la teología biblia prohibida del origen y así lo comprueba la ciencia, según la historia oficial en esas épocas solo debería haber existido un grupo de hombres medio monos luchando con una rama seca para prender una pequeñisima fogata, ja...ya fue, ¿hace falta seguir discutiendo con quienes creen en la evolución de tipo oficial?

Bue, a leer y a ver...falta mucho todavia.

Pirámides y ciudades sumergidas en Cuba - 

Entrevista a Paulina Zelitsky


------------------
-----------------

Un equipo cubano-canadiense reportó, en el año 2.000, el descubrimiento de lo que podrían ser las ruinas de una ciudad de unos 6 mil años de antigüedad o mas, que se hundió en la costa del extremo occidental de Cuba, según se informo.









La expedición integrada por científicos canadienses y cubanos que trabajan en el proyecto "Exploramar", dedicado a la búsqueda de restos de naufragios, halló indicios de un asentamiento humano. El descubrimiento tuvo lugar a 650 m. de profundidad en el mar Caribe, entre la península cubana de Guanahacabibes y la región mexicana de Yucatán. En el hallazgo se empleó un robot submarino equipado con cámaras, luces y sónares. 

Para cerciorarse realmente de que se trata de una ciudad sumergida, las investigaciones se están realizando a bordo del barco "Ulises", de la Academia de Ciencias de Cuba. 

Éste ha sido recientemente equipado con tecnología punta por la empresa Advanced Digital Communications (ADC), y una de las mejoras técnicas que incorpora a la investigación son las cámaras de campo visual más amplio. 

La localización de estos restos, que pertenecían a una ciudad sumergida desde hace miles de años, promete un gran descubrimiento arqueológico para explicar el pasado americano.

El descubrimiento se realizó en el año 2000, pero es muy poca la información que se tiene del mismo. La autora de este descubrimiento es la ingeniera oceánica Paulina Zelitsky, una experta soviética –nacionalizada canadiense- que durante la Guerra Fría se dedicó a la construcción de bases secretas de submarinos, y que en la actualidad trabaja realizando obras de ingeniería civil y topografía del lecho oceánico. Hace unos años, Zelitsky alcanzó cierta notoriedad en los medios de comunicación al localizar los restos del Maine, cuyo hundimiento desató la guerra hispano-norteamericana de 1998. El buque se encontraba a unos cinco kilómetros de la Costa de La Habana y a casi mil metros de profundidad. El equipo de Zelitsky pudo mostrar impresionantes filmaciones del lugar del naufragio. 

En el año 2000, el equipo de esta investigadora informaba del hallazgo de una gran meseta de tierra con claros rastros de lo que parecen ser enormes estructuras arquitectónicas de factura humana parcialmente cubiertas por la arena. Desde arriba, las formas recuerdan a pirámides, calles y edificios. Como era de suponer, este hallazgo despertó la imaginación de aquellos que creen en la existencia de la Atlántida.

Se ha confirmado que las piedras encontradas fueron cortadas, talladas y pulidas para hacerlas encajar unas con otras y formar así estructuras mayores. Sobre las extrañas inscripciones, algunas de ellas parecidas a los jeroglíficos egipcios, se sabe muy poco, salvo que son muy abundantes y que se encuentran en casi todas las partes del yacimiento. También han aparecido símbolos y dibujos cuyo significado se desconoce.

La mayoría de las grandes cadenas de televisión de varios países están a la espera de que les faciliten este material sin precedentes. Afortunadamente, Paulina Zelitsky facilito al periodista e investigador Luís Mariano Fernández –ningún medio de comunicación las tiene o las ha emitido- las primeras imágenes grabadas por su cámara submarina de vídeo.


Hay pirámides y caminos a 600 metros


“En realidad se trata de unas estructuras extremadamente peculiares.... han captado la imaginación de todos nosotros”, me comentaba el geólogo cubano Manuel Iturralde después de haber investigado durante un tiempo el lugar del hallazgo. “Me resulta muy complicado explicar esto desde el punto de vista geológico”, añadió, tras una larga entrevista concertada con él en la ciudad de La Habana. El examen y análisis de la muestras rocosas que serán recogidas en las próximas fechas ofrecerá más luz sobre la formación, que recordemos que está ubicada frente a la Península de Guanahacabibes, en el extremo Oeste de Cuba.

Iturralde, que trabaja en el Museo Nacional de Historia Natural de La Habana, se ha unido al Proyecto Exploramar - el único facultado por Fidel Castro para el rastreo de los fondos marinos de la Isla - en los esfuerzos por desvelar el enigma de las rocas, de tipo granito, pulidas y de forma geométrica. Las estructuras, que recuerdan a las pirámides egipcias, caminos y otro tipo de construcciones, yacen a más de 600 metros de profundidad en un área de más de 20 kilómetros cuadrados.
El Proyecto Exploramar ha sugerido que pudieran pertenecer a una civilización que colonizó el continente americano hace miles de años, probablemente asentada en una isla que se hundió a gran profundidad por un cataclismo natural, tal vez un terremoto.


Escepticismo científico


Esa teoría, y su inevitable paralelismo con la mítica ciudad desaparecida de la Atlántida, ha sido recibida con escepticismo por parte de los medios científicos internacionales, que consideran poco convincentes y creíbles la mencionada antigüedad, calculada en al menos 6 mil años por Exploramar.

Algunos arqueólogos europeos indicaron que las rocas, encontradas en Julio de 2000 mientras Exploramar buscaba con equipos de sonar tesoros y galeones españoles hundidos, pueden ser una formación natural de caliza. Pero el estudio y la conclusión del geólogo Iturralde de que no hay una explicación natural obvia han reforzado la hipótesis del equipo de Zelitsky.


Entrevista que realizara el periodista español Luís Mariano Fernández, al geólogo Manuel Iturralde:


L.M.F. Manuel, hace unos años se realizó un sorprendente hallazgo frente a las costas de Cuba, lo que parece ser los restos de una ciudad sumergida. ¿Cómo comenzó esta historia?

M.I. El hallazgo se produce cuando se están haciendo unas investigaciones en el fondo del mar a profundidades mayores de 300 a 500 metros en busca de barcos y galeones. Se estaba realizando un trabajo de sonar de barrido lateral. En este escáner de sonar aparecieron unas figuras poco usuales. Le llamó la atención a la investigadora que estaba al frente de este grupo, Paulina Zelitsky. Este grupo se llama Exploramar, un proyecto de búsqueda arqueológica en las aguas territoriales de Cuba. Ella se interesó muchísimo por este asunto e hizo nuevos recorridos con este sonar para perfeccionar las imágenes que habían obtenido. Fue entonces cuando se dio la noticia de que había aparecido una ciudad sumergida en el occidente de Cuba. A los cinco o seis meses de ofrecer esta noticia y de haber investigado más yo fui llamado al grupo para incorporarme como geólogo, porque en el grupo había solamente arqueólogos. Como geólogo yo examiné todo el material que habia del sonar del barrido lateral, como también examiné todos los datos batimétricos detallados donde se logró hacer una batimetria muy detallada de esas formaciones. Comencé con el procesamiento de toda esa información. Es verdad que ahí abajo, en el fondo del mar, hay unas estructuras que a veces tienen unas dimensiones de varios cientos de metros que son inusuales, osea, nosotros no tenemos una explicación sencilla, directa, de estas estructuras después de haber hecho investigaciones de la morfología del fondo del mar, de la acción de las corrientes marinas que son muy intensas, etc.

L.M.F. ¿Cómo se formaron esas estructuras en el fondo del mar? ¿Se han hecho posteriormente más investigaciones?

M.I. Allí no existe una explicación clara de cómo se formaron estas estructuras por medios naturales. Ofrecido este punto de vista como geólogo, admito la posibilidad de que se trate de estructuras no naturales, es decir, creada por el hombre, o por alguna entidad inteligente. Posteriormente a estos hallazgos se han hecho algunos muestreos de rocas en el fondo del mar, muestreos aislados, es decir, que no se ha hecho un trabajo sistemático. En la zona donde están esos megalitos, como Paulina los ha denominado, aparecen unas rocas extrañas. Algunas de ellas no son típicas de Cuba. Esto le hace a uno pensar en dos variantes: una puede ser que esto haya caído allí, y otra que todo esto pudiera ser parte de las construcciones. También han aparecido, dispersos, un material que parece ceniza volcánica, y la información de que un barco oceanográfico soviético en el año 67 reportó haber dragado unas muestras de ese lugar con ceniza volcánica de carácter básico formado por un volcán subareo. De cualquier forma esta información no está contrastada y en mi opinión en ese lugar no puede haber ningún tipo de volcán. Por lo tanto estos trabajos y estas investigaciones abren una cantidad grande de misterios sobre la región. ¿Qué son y que hacen estas estructuras a más de 500 metros de profundidad a unos dos o tres kilómetros al oeste de Cuba? De momento solo tenemos hipótesis de trabajo...

L.M.F. En algunos medios de comunicación cubanos y americanos se ha hablado de pirámides y de caminos a 600 metros de profundidad..... ¿Qué hay de cierto en todo esto?

MI: Eso es una interpretación. Como geólogo puedo decir que hay estructuras lineales elevadas que pudieran perfectamente coincidir con caminos y pirámides. Estas estructuras elevadas tienen forma como de cuadrados. Forman cuadrados y algunos elementos que se repiten de una a otra. También hay una forma semielipsoide en el fondo, hay un cuadrado perfecto con una cruz en el medio.... es decir, que hay una serie de estructuras que yo no le encuentro una explicación elemental o natural.

L.M.F. ¿Se ha podido extraer algo de ese lugar para poder examinarlo y datarlo?

M.I. No, eso está a una profundidad de 500 a 700 metros. El poder realizar eso requiere de una tecnología muy avanzada que nosotros no poseemos. Por lo tanto, lo que sabemos es su forma, no tenemos ningún dato directo de su composición ni hemos podido explorarla ni excavarla dada esa profundidad. La idea es poder extraer muestras de esas estructuras, pero esta empresa es bastante compleja, porque parece granito, y perforar el granito a esa profundidad es muy difícil.

L.M.F. ¿Qué hipótesis de trabajo barajais?

M. I. Hasta ahora solo tenemos tres hipóstesis, que son las más posibles. La primera es que esto sea de origen natural. La segunda es que pudiera ser artificial. Y la tercera hipótesis, que es una combinación de las anteriores, es que se trate de unas estructuras naturales que hayan sido transformada por seres inteligentes. En el momento actual nosotros no podemos seleccionar ninguna de las tres, por los menos yo no me siento con la capacidad de seleccionar ninguna. Considero que es necesario realizar mas investigaciones complementarias, pero hasta ahora nos ha sido imposible. Esto requiere una inversión y una financiación muy grande que no tenemos. Esta compañía en la que estamos trabajando, la ADC Mar, está buscando esa financiación para seguir trabajando. Mientras tanto estamos en un compás de espera.

L. M. F. Se ha hablado de la mítica y legendaria “Atlántida”.....

M. I. Bueno.... (Risas)... Yo no participo de esta parte de la discusión. Mi tema es el geológico. Pero bueno, la Atlántida es un tema muy apasionante y existe mucha literatura sobre este particular. Y no solo de la Atlántida, sino que el hecho de las culturas del Yucatán hoy en día es posible que lo que aún se conserva de los aborígenes de esos lugares quizá los olmecas o alguna civilización muy primitiva del Yucatán –la parte Norte de Centro América- tuvo su origen –según ellos- en una isla que mediante un cataclismo se hundió. A esta isla se le llama Atlanticú. Aún queda un aborigen que ha recogido toda esta información. En Cuba no existe ningún rasgo, ningún hecho, ningún residuo arqueológico que tenga que ver con las culturas desarrolladas de Meso América.


Miembros del equipo:





Aqui, las primeras imagenes muestran al robot que utilizaron para tomas las primeras imagenes, al momento de la inmersion:



Estas es la primera imagen del hallazgo, captada con un equipo de sonar. La misma fue tomada en el año 2.000, mientras el equipo de Exploramar realizaba diversos tipos de investigaciones sobre el fondo del marino cubano. La imagen captada muestra claramente lo que pareciera ser la estructura de un edificio:



Estas imagenes, corresponden al segundo escaner de la superficie marina, tomado con el equipo de sonar en el año 2001. En las mismas, vuelven a aparecer las mismas estructuras geometricas, similares a una edificacion:






Imágenes submarinas:










Digitalización en 3d de los registros del sonar:
















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seria genial si te comunicaras y dejaras algo escrito aquí abajo, gracias.
Thalia