...
...

La selva produce su propia lluvia

www.youtube.com/user/estoymuyalto www.facebook.com/jairo.cadima www.taringa,net/estoymuyalto


Mi fotoLo que me parece impactante de este articulo mis amigos es el tener todas las pruebas de que la vida genera su propia atmosfera y esta la transforma, así somos, muchas veces nos quejamos y vivimos resentidos por lo mismo que producimos, "no llueve por siempre" te dicen cuando estas en una mala racha, lo que no te dicen es que quizás tu propia forma de vida actual este produciendo es "lluvia"de problemas y desgracias sobre tu vida, para pensar...

Bue, a leer...


La selva produce su propia lluvia

Área: Medio ambiente — Lunes, 3 de Septiembre de 2012
Las lluvias de la cuenca del Amazonas se deberían en gran parte a la presencia de sales ricas en potasio desprendidas por las plantas y a las esporas de hongos de la propia selva.
Foto
Fuente: C. Pöhlker / MPI for Chemistry.
Hace unos años veíamos por aquí 
un resultado muy bonito 
sobre cómo algunas bacterias crean unas proteínas en sus membranas celulares con una disposición igual a la de los cristales de hielo y cómo esto ayudaba a las precipitaciones. Esto habría surgido evolutivamente como un medio que tienen estas bacterias para propagarse de un lado a otro.
Ahora, un nuevo estudio parece sugerir que las lluvias de la cuenca del Amazonas se deberían en gran parte a la presencia de sales ricas en potasio desprendidas por los árboles y a las esporas de hongos de la propia selva. Estas sales favorecerían la formación núcleos de condensación y estos sembrarían las nubes, que son las que producen la mayor parte de las precipitaciones de la región. Además, esta cubierta nubosa refleja luz al espacio, lo que se contribuye a una reducción de la temperatura de la superficie terrestre. 
Recordemos que, a no ser que la temperatura sea extremadamente baja, las gotas de lluvia no se forman espontáneamente en la atmósfera terrestre. Para ello se necesitan impurezas que actúen como núcleos de condensación. Estas impurezas pueden ser granos de polvo mineral, hollín, polen, sal procedente del océano, sulfuro de hidrógeno procedente de los volcanes o incluso bacterias como ya vimos en su día.
La comunidad científica ya descubrió que un aerosol de partículas orgánicas flota sobre la cuenca del Amazonas y que estas partículas actúan como núcleos de condensación que favorecen la lluvia. Pero no se sabía que era lo que permitía el crecimiento de estas partículas.
Christopher Pöhlker, del Instituto Max Planck en Mainz, y sus colaboradores parecen haber encontrado la fuente primaria de estas precipitaciones.
Estos investigadores crearon para la toma de muestras una torre de 80 metros de altura a 150 Km al noroeste de Manaos. Analizando el aerosol que hay sobre la selva brasileña con cuidado y encontraron sales ricas en potasio en el corazón de estas partículas. Estas sales representarían un 20% del peso de las partículas de aerosol con un tamaño de 0,15 micras. La proporción de peso es menor para partículas mayores. Esto sugiere que las sales actúan como semillas sobre las que se agregan las sustancias orgánicas y que éstas, a su vez, hacen de núcleos de condensación para la lluvia.
Algunas de estas partículas de sal pueden proceder de incendios forestales, pero los investigadores no han hallado el hollín correspondiente en muchos casos, ni los datos de satélite indicaban la presencia de tales incendios en la zona y momento. Tampoco parecen proceder en su mayor parte del océano Atlántico, que se encuentra a más de 1000 Km de distancia del lugar de estudio y tiene una composición química distinta.
Las pruebas sugieren que los núcleos de sal proceden de la propia selva. En estudios previos se habría demostrado que las plantas y hongos arrojan gotitas que contienen carbohidratos que contienen iones de cloro y potasio.
Además de este aerosol, las muestras de aire tomadas sobre la selva incluyen gran cantidad de esporas de hongo que pueden hacer también de núcleos de condensación.
Según este resultado, la conexión entre la emisión de partículas de origen biológico y la formación de nubes y precipitaciones sobre los ecosistemas de bosque tropical parece más importante de lo que previamente se había asumido.
Según los autores del estudio los bosques tropicales tienen una gran influencia sobre la química atmosférica. La actividad biológica y la diversidad de estos ecosistemas emisores de partículas han jugado un papel muy importante en el clima del pasado y lo jugarán en el futuro (por acción u omisión).
Es deber nuestro el intentar proteger estos espacios naturales.
Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=3906

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seria genial si te comunicaras y dejaras algo escrito aquí abajo, gracias.
Thalia