...
...

Longevidad en levaduras y gusanos

Científicos de varias instituciones han identificado 25 genes que producen un alargamiento de la esperanza de vida en dos organismos separados por 1500 millones de años de evolución biológica.
Foto
Al menos 15 de estos genes tienen versiones en el genoma humano y los científicos sugieren que quizás se pueda utilizar a estos genes como blanco para retrasar el proceso de envejecimiento humano y las enfermedades asociadas a la edad. 
Los dos organismos estudiados son la levadura de cerveza (hongo unicelular) y el nematodo C. elegans, que se usan frecuentemente en investigaciones genéticas. Encontrar estos genes conservados en ambas criaturas es significativo porque las diferencias en la escala de evolución biológica entre los dos es inmensa, concretamente de 1500 millones de años, mayor que la que hay entre gusanos y humanos. Este hallazgo, combinado con la presencia de parte de esos mismos genes en humanos indicaría que éstos también regularían la longevidad en el ser humano.
Según Brian Kennedy, de la Universidad de Washington y uno de los autores, ahora sabemos que muchos de estos genes son blancos potenciales a perseguir en humanos. Él espera que en un futuro podamos manipular esos genes y mejorar nuestra esperanza y calidad de vida.
Muchos de estos genes que los científicos identifican como relacionados con el envejecimiento están además asociados a una respuesta clave a los nutrientes conocida como TOR (Target of Rapamycin). Esto proporciona más pruebas a la teoría que afirma que la ingesta calórica y la respuesta nutricional afectan la longevidad mediante la alteración de la actividad de TOR. En estudios previos se encontró que una dieta de reducción calórica drástica prolongaba la vida y reduce las enfermedades asociadas a la edad de los animales sometidos a la misma.
Los inhibidores TOR están siendo testados en la actualidad clínicamente en personas por sus propiedades anticancerígenas, y este estudio sugiere que quizás sean útiles frente a otras enfermedades asociadas con el envejecimiento.
Lo que a estos investigadores les gustaría conseguir es imitar el efecto de la restricción calórica con algún tipo de fármaco.
El hallazgo proporciona además pistas sobre los procesos genéticos del envejecimiento. Este descubrimiento apoya la idea de que los genes que regulan el envejecimiento se han conservado durante el proceso de evolución. Según algunas teorías al comienzo de la evolución animal el envejecimiento no estaba controlado genéticamente. Los organismos actuales sí lo están y no aumentan su esperanza de vida porque no obtienen ninguna ventaja adaptativa por selección natural de una vida que dure más allá de la edad reproductiva.
Para encontrar estos genes los científicos examinaron genes que afectaban a la longevidad en levaduras y C. elegans. Identificaron 276 genes en C. elegans que afectaban la vida del gusano y buscaron si alguno de ellos estaba en la levadura. Encontraron 25 en ambos, de los que sólo 3 se sabía previamente que se habían conservado en las dos especies.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seria genial si te comunicaras y dejaras algo escrito aquí abajo, gracias.
Thalia