...
...

Castillos en el espacio

Buzz Aldrin ha hecho muchas mas cosas además de pisar la Luna. Por ejemplo, es uno de los proponentes de un interesante método para recorrer el sistema solar con un mínimo de coste y sin desarrollar nuevas tecnologías. La propuesta   CASTLE(castillo en inglés) podría ser lo que la exploración espacial necesita.

Imaginad que os queréis desplazar de un lugar a otro utilizando un tiovivo de feria. Podéis sentaros, ponerlo en marcha, frenarlo al llegar a destino y bajaros. Pero esto parece un mal sistema de transporte. Una alternativa mejor seria mantenerlo girando una vez que arranca. Y que otros pasajeros puedan utilizarlo, subiendo y bajando en marcha. Nuestra forma actual de desplazarnos por el espacio utiliza el primer método. Por ejemplo, cuando Aldrin viajo a  la Luna, su nave contenía todo lo necesario para un trayecto de ida y vuelta. Y fue necesario acelerarla desde la Tierra, frenarla al llegar a la Luna y acelerarla (sin el módulo lunar) para volver a casa. Desde el punto de vista energético, es un derroche.

El propio Aldrin propuso una alternativa mejor en 1985. Su idea era utilizar estaciones espaciales, los Aldrin Cyclers, en órbitas elípticas que las acercasen primero a la Tierra y luego a Marte. Además se trataría de órbitas resonantes, que se recorren en un múltiplo o una fracción del tiempo empleado por los planetas. Esto les permitiría cruzarse con ellos de forma periódica y en una posición similar. En el gráfico pueden verse las trayectorias de la propuesta inicial con solo dos estaciones intermedias. Y en este enlace, una animación con las dos estaciones  viajando entre la Tierra y Marte.


Estas estaciones contendrían todo el equipo necesario para un largo viaje. Desde granjas hidropónicas para producir alimentos a los pesados escudos para proteger a los astronautas de la radiación. Una pequeña cápsula con la tripulación despegaria desde la Tierra,  aceleraría para igualar velocidades y se uniria “en marcha” a esta estación. Al llegar al destino se desprendería y frenaría para aterrizar. Todo el conjunto podría reutilizarse en sucesivos vuelos. Utilizando mas estaciones sería posible aumentar la frecuencia de los vuelos y tener más flexibilidad para escoger cuanto tiempo utilizar en la exploración. Además, Marte no es el único destino posible. Se han propuesto ciclos similares para viajar a la Luna,  a Venus.  o al cinturón de asteroides. En esencia, el sistema no seria muy distinto a una línea de autobuses entre dos puntos. Eso si, subiendo siempre en marcha.
Estas estaciones podrían construirse en la órbita terrestre. Luego serian desplazados lentamente hasta su órbita definitiva mediante paneles solares y propulsores iónicos. Los  mismos sistemas se utilizarían para realizar pequeñas correcciones de la  trayectoria si son necesarias.  La propuesta inicial ha sido revisada en diversas ocasiones añadiéndose mejoras y actualizaciones. La última versión que he podido encontrar es un  estudio financiado por la NASA en 2001, Evolutionary Space Transportation  Plan for Mars Cycling Concepts

Naturalmente, y como cualquier sistema, no esta exento de inconvenientes. El primero que los tiempos de vuelo pueden ser más largos que en una trayectoria directa. También hay que tener una gran precisión en el acoplamiento. Si se pierde el enlace con la estación, no hay segunda oportunidad. Pero el inconveniente principal es el coste inicial, más alto que en otras alternativas. Sin embargo, si nos interesa una exploración espacial de verdad, y no un viaje para plantar la bandera, este sistema ofrece la mejor alternativa para ir, volver y volver a ir.

Lectura recomendada:  Buzz Aldrin's Roadmap To Mars, A Popular Mechanics Exclusive 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seria genial si te comunicaras y dejaras algo escrito aquí abajo, gracias.
Thalia