...
...

Así suena nuestro código genético

profetacuentalabiblia.blogspot.com presenta


Así suena nuestro código genético
De Jose Manuel Nieves (el 20/07/2010 a las 02:02:38, en Ciencia)


Fue el pasado 13 de julio en la sede de la Real Sociedad de Medicina de Londres. Allí, y ante un selecto auditorio, un conocido coro londinense interpretó "Alelo", una composición en la que cada miembro cantaba fragmentos de su propio código genético. La pieza, elaborada por músicos y científicos, puede escucharse aquí.



La idea surgió cuando el anestesista Andrew Morley se dio cuenta de que las notas musicales tenían un cierto parecido con las secuencias genéticas. Morley conseguía, según sus propias palabras, ver la belleza escondida tras las cuatro letras (A de Adenina, , C de Citosina, G de Guanina  y T de Timina), a partir de cuyas combinaciones se escribe nuestro genoma. Combinaciones, además, que un compositor podría fácilmente convertir en notas musicales.

El elegido para hacerlo fue Michael Zev Gordon, que enseguida se dio cuenta de que asignando una nota a cada letra era posible crear una auténtica composición musical a partir de secuencias genéticas. Entusiasmado con el proyecto, accedió casi de inmediato a escribir la música. El texto corrió por cuenta del conocido poeta y compositor Ruth Padel.

El propio Gordon explica cómo se involucró en este proyecto científico-musical en este artículo que escribió para The Guardian. Faltaba, ahora, elegir el coro adecuado. Y ese fue el New London Chamber Choir (NLCC), especializado en interpretar la a menudo enrevesada música coral contemporánea. 

Cada uno de los cuarenta miembros del coro dio una muestra de ADN que fue decodificada como parte, también, de un estudio científico para determinar si existen diferencias genéticas entre los cantantes y el resto de la gente. Con todo ese material genético en bruto, Gordon asignó las notas correspondientes a cada uno de los miembros del coro y construyó una pieza musical de veinte minutos de duración.

"Los seres humanos compartimos más del 99% de nuestro material genético -escribe Gordon-. pero existen en cada gen una serie de polimorfismos, sutiles diferencias en la estructura genética de distintos grupos o individuos. Esas formas diferentes reciben el nombre de alelos, y de sus combinaciones dependen aspectos específicos de nuestra individualidad. El trabajo de los científicos consistía en comparar ciertos alelos entre músicos y no músicos, Y ese fue el impulso de mi composición musical, construida a partir de esas milagrosas variantes".

La pieza coral comienza con una única voz cantando un ritmo sencillo, a la que se van añadiendo más y más voces en una complejidad creciente que pretende reflejar la idea de replicación y reproducción. En el climax de la obra, cada cantante interpreta una parte de su propio código genético.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seria genial si te comunicaras y dejaras algo escrito aquí abajo, gracias.
Thalia