...
...

La cultura está sujeta a selección natural

profetacuentalabiblia.blogspot.com presenta

La cultura está sujeta a selección natural

Área: General — Viernes, 29 de Febrero de 2008
El proceso de selección natural también puede actuar sobre las culturas humanas del mismo modo que lo hace sobre los genes.
Foto
Unos científicos muestran que unas tendencias culturales que afectan a la supervivencia y a la reproducción evolucionan a un ritmo diferente a como lo hacen otras. En Genética tradicional la aceleración o reducción del ritmo evolutivo indica que la selección natural está actuando, por lo que la cultura también estaría sujeta a la selección natural.
En el estudio cultural se comparó los ritmos de cambios estructurales y decorativos de las canoas polinesias. El grupo de Stanford estudió los diseños de las canoas de once culturas polinesias. Evaluaron 96 estructuras funcionales de las canoas relacionadas con la navegabilidad y 38 figuras decorativas simbólicas que por ejemplo identifican a un grupo de una isla. Los estudios estadísticos probaron claramente que los elementos funcionales de las canoas cambian más despacio en el tiempo que los decorativos, indicando que la selección natural eliminaría los diseños inferiores. Es decir, un determinado mal diseño de la embarcación haría a sus ocupantes más susceptibles de morir en el mar o de pescar o comerciar menos y con ellos tendería a desaparecer el nuevo mal diseño del acervo cultural del grupo debido a la menor prosperidad del mismo. 
Este análisis cultural es similar al análisis del genoma humano, que ha encontrado con éxito los genes que están bajo presión de la selección natural.
El campo de la evolución cultural es controvertido porque no todos los historiadores, científicos sociales o incluso biólogos están de acuerdo en que un cambio cultural pueda ser entendido en un contexto evolutivo. Según algunos las creencias y comportamientos humanos son demasiado impredecibles.
Foto
Tecnología y diseños de canoas polinesias. Foto: Darryl Wheye.
Sin embargo Nina Jablonski de Pennsylvania State University afirma que este trabajo es revolucionario y uno de los más significativos artículos en Antropología de los últimos 20 años.
Según Jared Diamond profesor de geografía de UCLA, autor de “Pistolas, gérmenes y acero” y no implicado en este estudio, la evolución biológica de los caracteres heredables es esencial en la organización de los principios de la Biología, la cuestión es si la evolución también juega un papel en la cultura humana. Según él este trabajo puede representar un avance en este campo tan controvertido.
Paul Ehrlich, unos de los autores del estudio, dice que sus resultados hablan directamente de problemas sociales y medioambientales. La gente estudia el cambio climático, el crecimiento de la superpoblación, la pobreza, el racismo o la amenaza de las plagas sabe que son problemas que necesitan solución urgente. Ehrlich es autor del libro “La bomba de población” y otras obras sobre los dilemas contemporáneos a los que se enfrenta la sociedad humana. Dice no entender por qué no se están poniendo más esfuerzos para la solución urgente de estos problemas. Según él, no sabemos, y necesitamos saber, cómo las culturas humanas cambian o cómo podemos influir en el proceso de una manera ética.
Deborah S. Rogers, coautora del artículo, dice que el hallazgo demuestra que unas elecciones culturales funcionan y otras claramente no. Desafortunadamente la gente ha aprendido cómo evitar la selección natural a corto plazo usando aproximaciones no sostenibles a largo plazo como el exceso de consumo. Pero esto no va a funcionar a larga. Según ella tenemos que orientar nuestras culturas según las poderosas fuerzas de la naturaleza y de la selección natural en lugar de luchar contra ellas.
Rogers pone como ejemplo de estas aproximaciones culturales que están poniendo a los humanos en riesgo los incentivos económicos erróneos, los procesos que producen el cambio climático, la contaminación, la pérdida de biodiversidad, la polarización religiosa y las ideas políticas que generan conflictos en el mundo. Añade que si no puede ser encontrado el liderazgo necesario para tomar en nuestra cultura las medidas críticas necesarias, nuestra civilización puede verse a sí misma barrida por la selección natural al igual que los malos diseños de canoas.
Recordemos a los lectores de NeoFronteras que ya ha habido casos en las historia humana de colapsos de civilizaciones producidos por colapsos ecológicos. El ejemplo típico es el de la Isla de Pascua. Este trozo de territorio es uno de los más aislados del mundo. A él llegaron personas procedentes de alguna isla del Pacífico y se asentaron. Por diversos motivos depredaron todos los recursos de la isla durante generaciones hasta que no quedó ni un sólo árbol. Llegados a ese punto ni siquiera podían escapar de la isla y se sumieron en la barbarie, el hambre y la extinción cultural. Un modelo matemático reciente explica muy bien este hecho histórico.
Los maoríes de Nueva Zelanda también se dedicaron a consumir más de lo que el ecosistema podía proporcionar. Extinguieron a todas las especies de moas (pájaros gigantes) que había allí, así como a numerosos árboles cauri. Al final aprendieron de sus errores y sobrevinieron.
La cuestión es si seremos como los maoríes o como los habitantes de Isla de Pascua. Si elegimos lo segundo debemos de ser concientes de que la Tierra es un lugar mucho más aislado que dicha isla y que todos nuestros logros serán tan inservibles como las estatuas moais si depredamos el entorno y desaparecemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seria genial si te comunicaras y dejaras algo escrito aquí abajo, gracias.
Thalia