...
...

Encuentran un oído de transición

profetacuentalabiblia.blogspot.com presenta


Encuentran un oído de transición

Área: Paleontología — Miércoles, 27 de Abril de 2011
Hallan el fósil de un mamífero cuyo oído está a medio camino evolutivo, algo que se había postulado hace tiempo y que por fin se encuentra.
Foto
Puede ser una pieza de música clásica, de jazz o de pop, el rumor de las olas del mar, el canto del mirlo en la mañana o la voz de la amada. Todos esos sonidos nos llegan a través del oído y todos pasan por una fase mecánica en la que tres huesecillos: el martillo, el yunque y el estribo se mueven en armonía. Pero tuvo que transcurrir mucho tiempo hasta que este sistema tan sofisticado, que nos permite escuchar el mundo, evolucionó hasta lo que es hoy en día. 
Los seres que precedieron a los mamíferos no tenían esos huesecillos en el oído, éstos evolucionaron a partir de huesos de la mandíbula. Como pasa muchas veces en la evolución, se tomó algo que era para una función y se adaptó para que cumpliera otra. El precio a pagar fue la simplificación de la mandíbula de los mamíferos, que consta de sólo un hueso: el que soporta los dientes. Los reptiles, en cambio, tienen otros huesos de soporte, justo en la unión con el cráneo, además del que sujeta los dientes, pero no tienen huesecillos en el oído medio. Por tanto, los huesos que soportaban la mandíbula dentada de los antepasados de los mamíferos tuvieron que haber evolucionado, menguado y migrado hasta formar parte del oído medio.
El registro fósil nos ha proporcionado pruebas de esta transición, pero, como fotogramas tomados al azar de una película, no siempre se tienen los fósiles que se desean, esos que justo nos muestran la transición de un estadio a otro. Ahora, un notable fósil cretácico proporciona justo uno de esos fotogramas, el que nos muestra cómo uno de esos huesecillos del oído formaba una vez parte de la mandíbula de un antepasado de los mamíferos actuales. Un fósil que se ha estado esperando durante 150 años.
Foto
Foto del cráneo de Liaoconodon hui y detalles sobre su anatomía Fuente: Nature.
Se sabía que el mamífero denominado Morganucodon, de hace 200 millones de años, todavía tenía los huesos posdentarios unidos a la mandíbula y eran usados tanto para oír como para comer, pero no se sabían los detalles de lo qué pasó después por falta de fósiles apropiados.
El ejemplar de Liaoconodon hui, descubierto recientemente en China por Jin Meng, ha revelado justo lo que pasó después, una prueba inequívoca de un estadio de transición. El ejemplar tiene 122-125 millones de años de edad y corresponde a un mamífero del tamaño de una rata grande (36 cm). En ese momento los dinosaurios todavía reinaban sobre la Tierra.
Es interesante la presencia de una pieza denominada cartílago de Meckel que conecta los pequeños huesos a la mandíbula. En los mamíferos actuales el cartílago de Meckel es de cartílago y está presente en los embriones, pero desaparece al madurar el individuo. En Liaoconodon hui el cartílago de Meckel estaba osificado y sujetaba algunos de los huesos posdentarios según éstos se desplazaron hacia el oído. Este fósil desafía interpretaciones previas acerca de la morfología de mamíferos de transición ya que propone a este cartílago osificado como un estabilizador durante la transición.
Foto
Mandíbula de MorganucodonLiaoconodon y mamífero moderno (a,b,c) y prespectiva ventral del cráneo en la región del oído de MorganucodonLiaoconodonOrnithorhynchusDidelphis (d,e,f,g) Fuente: Nature.
En este ejemplar el estribo y el martillo han perdido contacto con los huesos dentarios que están sujetos por el cartílago Meckel. Además, a partir del estribo se puede calcular el tamaño y forma del tímpano. Éste parece ser que era más bien pequeño. Los expertos creen que Liaoconodon hui tenía un oído mejor que el de los mamíferos tempranos, ya que un tímpano pequeño es más sensible a frecuencias de sonido altas, ideal para detectar insectos que puedan ser posibles presas.
Los autores del estudio, publicado en Nature, realizan un estudio filogenético basado en algunas características de los mamíferos, tanto en fósiles como en animales actuales. Sugieren que el oído medio de los mamíferos evolucionó al menos dos veces de forma independiente: una en los monotremas (los mamíferos como el ornitorrinco) y otra en los marsupiales y placentarios.
Ahora escuche su música favorita y piense que si es capaz de apreciar ciertos tonos es porque hace más de 100 millones de años una transición evolutiva movió unos huesos de la mandíbula hasta el oído. Si lo pensamos un poco es casi increíble, pero ya tenemos todas las pruebas importantes de ese proceso.
Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=3473
Fuentes y referencias:
Nota de prensa.
Artículo original.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seria genial si te comunicaras y dejaras algo escrito aquí abajo, gracias.
Thalia