...
...

Los últimos hablantes de una lengua moribunda se niegan a conversar

profetacuentalabiblia.blogspot.com presenta


Los últimos hablantes de una lengua moribunda se niegan a conversar


Manuel Segovia. (EFE)
Manuel Segovia. (EFE)


El milenario lenguaje Ayapaneco de los indígenas mexicanos podría morir debido a una aparente disputa entre sus dos últimos hablantes fluidos, que se niegan a hablar entre sí.

Daniel Suslak, un antropólogo lingüista de la Universidad de Indiana involucrado en un proyecto para producir el diccionario de Ayapaneco, cuenta al diario inglés The Guardian que no sabe por qué sus últimos hablantes, Manuel Segovia, de 75 años, e Isidro Velazquez, de 69, prefieren no conversar.

Según cuentan los habitantes de la villa deTabasco, donde viven estos hombres, ninguno ha disfrutado nunca la compañía del otro y nadie sabe a ciencia cierta qué provocó la disputa que los mantiene alejados.  

Pero parece haber sido una pelea fuerte. "No tienen mucho en común", comenta Suslak, Segovia es un "poco espinoso", mientras Velázquez es "más estoico".

Segovia asegura que no tiene ningún problema con Velázquez. El mantiene el hábito de conversar con su esposa e hijo en Ayapaneco, pero ellos solo lo entienden. Velázquez por su parte domina una versión ligeramente diferente de la lengua y ambos discuten sobre las divergencias.

De acuerdo con The Guardian, el diccionario es parte de un esfuerzo por revitalizar la lengua indígena mexicana. "Cuando era pequeño todos lo hablábamos", asegura Segovia. "Ha desaparecido poco a poco, y ahora supongo que morirá conmigo", agrega.

Suslak precisa que el Ayapaneco siempre ha sido una "isla lingüística" rodeada de otras lenguas indígenas mucho más fuertes en México.

En el 2009 la UNESCO reveló que cerca de 2,500 de las 6,000 lenguajes del mundo están en peligro de desaparecer, incluyendo el Menomonee, que apenas dominan 35 personas, todas en el Noreste deWisconsin.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seria genial si te comunicaras y dejaras algo escrito aquí abajo, gracias.
Thalia