...
...

Liberando bacterias antiguas

Área: Biología — Jueves, 2 de Diciembre de 2010
Consiguen rescatar bacterias vivas que han estado atrapadas durante miles de años en inclusiones de agua dentro de ciertos minerales.
Foto
Tim Lowenstein a la búsqueda de cristales de sal que contengan ADN antiguo. Fuente: Universidad de Binghamton.
Investigadores de la Universidad de Binghamton han conseguido revivir bacterias atrapadas durante miles de años en gotitas de agua incluidas en cristales de sal.
Durante décadas los geólogos han mirado en las inclusiones de agua de los minerales y se han preguntado si se podrían extraer microorganismos o ADN de allí. Estas inclusiones se han encontrado en cristales de sal cuyas edades varían desde unos miles de años a unos millones de años de antigüedad.
Según Tim Lowenstein siempre quedaba la cuestión acerca de si un organismo cultivado a partir de esos cristales de sal eran genuinamente antiguo o si procedían de una contaminación moderna. Lowenstein, Binghamton y J. Koji Lum, creen que han conseguido resolver la duda al respecto. Han recibido una subvención de 400.000 dólares de la NSF para proseguir con la investigación sobre este campo. 
Bajo el microscopio examinaron inclusiones y no solamente encontraron bacterias, sino también varios tipos de algas. De hecho, las algas constituyen el alimento que permite a las bacterias seguir vivas durante miles de años. Es decir, una inclusión de este tipo es un microecosistema consistente en una pequeña gotita de agua rodeada de sal, un pequeño ecosistema en el que unos microorganismos atrapados se han alimentado unos de otros en un espacio minúsculo.
Luego se plantearon el análisis del ADN contenido en esas inclusiones. Así que se pusieron a revisar la literatura sobre ADN antiguo para así poder desarrollar herramientas y protocolos que les permitieran manipular y analizar las muestras sin contaminarlas. Intentaban analizar ADN de bacterias, algas y hongos que vivieron en aguas de esa época y cómo esas aguas cambiaron a la largo del tiempo.
Tienen estas muestras que se habían conservado durante 100.000 años en una localización exacta, así que analizando la sal intentan reconstruir el clima de la época. Los investigadores secuenciaron el ADN y cultivaron las bacterias que encontraron. Afirman tener una visión de todos los diferentes organismos que estaban en el lago en el momento en que se formaron las inclusiones.
Los investigadores pretenden estudiar estos organismos para deducir cómo han reaccionado frente a los cambios climáticos a lo largo del tiempo geológico.
Las muestras procedían del Valle Salado de Death Valley en California, así como de otras localizaciones en Michigan, Kansas e Italia.
Las temperaturas en estos sitios pudieron alcanzar los 54 grados centígrados y esos bolsillos de agua atrapados en las rocas son generalmente muy salados. El ambiente puede parecer muy duro y, de hecho, son de los más extremos de la Tierra, pero las criaturas que sobrevivieron son muy resistentes. Y si no lo hicieron las condiciones de las inclusiones permiten conservar su ADN durante mucho tiempo.
Copyleft: atribuir con enlace a http://neofronteras.com/?p=3316
Fuentes y referencias:
Nota de prensa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seria genial si te comunicaras y dejaras algo escrito aquí abajo, gracias.
Thalia