...
...

Cuando el suelo se abre bajo tu cama

profetacuentalabiblia.blogspot.com presenta


Cuando el suelo se abre bajo tu cama

Esta abuela de 65 años estaba en su casa cuando escuchó un ruido estremecedor, parecido al de una explosión. Inocenta salió al exterior pensando, naturalmente, que de ahí venía el ruido. "Parecía el estallido de una bombona de butano o el choque de dos coches en la carretera", diría más tarde.
Pero no, tenía el problema en casa. Cuando volvió, se encontró con un agujero de casi un metro de diámetro y 12 de profundidad justo debajo de su cama.

Misterioso agujero en el domicilio de un matrimonio de Guatemala
Todo lo demás estaba intacto. Los muebles y las paredes, en pie, como si no hubiera pasado nada. Sus nietos, que estaban jugando junto a la cama, también estaban a salvo. Pero ahí estaba el espontáneo cráter, por arte de magia ahí estaba, de forma perfectamente circular.
Se trataba de una dolina, una repentina depresión del suelo causada por tormentas tropicales muy frecuentes en Guatemala. Pueden medir desde un par de centímetros a varias hectáreas de diámetro. Algunas han llegado a tener 30 metros de profundidad.
Inocenta tuvo suerte: la suya es relativamente pequeña. Hubo otra más grave en su misma ciudad en mayo de 2010 que se llegó a tragar varios edificios e incluso un cruce de carreteras. "Gracias a Dios, sólo ha habido daños materiales", le ha dicho Inocenta a la agencia de noticias France Presse.


El gigantesco hoyo se abrió repentinamente en un barrio de la capital del país, apenas unas horas después del paso de la tormenta tropical Agatha. Arrastró a dos personas a las profundidades
Pulse para ver el video


El gobierno de Guatemala ha colgado en su página de Flickr esta impresionante imagen en la que se aprecia el agujero circular y de sesenta metros de profundidad que se abrió repentinamente en un barrio de la capital del país, apenas unas horas después del paso de la tormenta tropical Agatha.
El agujero, de unos 30 metros de diámetro, se tragó literalmente tres casas y arrastró a las profundidades al menos a dos personas. Una tercera ha desaparecido y los evacuados se cuentan por centenares en la zona.
Los geólogos que han examinado el fenómeno aseguran que su forma circular perfecta sugiere la existencia previa de cuevas subterráneas, pero la causa exacta por la que se formó el agujero sigue siendo un misterio.
"Puedo decir lo que no es -asegura David Monterroso, ingeniero y geofísico de la Agencia Nacional de Guatemala para Desastres Nacionales-. Y no es una falla geológica, y tampoco el producto de un terremoto. Eso es todo lo que sabemos. Para averiguar más tendremos que bajar".
Agujeros como el de la imagen se forman en lugares en los que el subsuelo es rico en calizas, sales y otras rocas solubles y que por lo tanto se disuelven fácilmente en el agua. En este caso, se cree que la tormenta tropical Agatha alimentó una corriente subterránea que fue minando y desestabilizando el terreno hasta que se hundió por completo. 

Sin previo avisoEsta clase de fenómenos es relativamente común en Florida, Texas, Alabama, Missouri, Kentucky, Tennessee y Pennsylvania, según datos facilitados por el Servicio de Vigilancia Geológica de los Estados Unidos. Sin embargo, las dimensiones del agujero de Guatemala son mucho mayores que la media.
Además, mientras que otros agujeros se abren gradualmente, a medida que el subsuelo se va erosionando por la humedad, el de Guatemala pertenece a la categoría más peligrosa, los que se abren de forma súbita y sin previo aviso.
Se conocen casos de agujeros de este tipo que se han tragado súbitamente coches, casas y que han llegado incluso a desecar lagos enteros en cuestión de minutos. Fue el caso, por ejemplo, del lago Jackson, en Florida, de 16 km cuadrados y que desapareció sin dejar rastro en septiembre de 1999, tragado por completo por un agujero de 15 metros de profundidad. Mucho menor del que muestran la imagen y el vídeo que acompañan estas líneas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seria genial si te comunicaras y dejaras algo escrito aquí abajo, gracias.
Thalia