...
...

argos, 3000 vigilantes para el océano

argos, 3000 vigilantes para el océano

Argos (Argo en inglés)  era, entre otras referencias, el nombre de un mitológico gigante dotado de 100 ojos. Es un buen nombre para una inmensa flota de boyas autónomas destinadas a medir  la temperatura y salinidad  a profundidades hasta 2000 metros. Sus observaciones complementan los datos de barcos y satélites para permitir mejores predicciones del clima a largo plazo.
Dicen que los océanos terrestres son una frontera interior tan inexplorada o mas que el espacio exterior. Lo cierto es que no resulta fácil hacerlo ya que ni satélites ni otros sensores puede penetrar bajo la superficie y realizar mediciones. La única solución es utilizar miles de sensores (mas de tres mil en este momento) repartidos a lo largo del planeta. Se denominan perfiladores y, básicamente, son unas boyas dotadas de un mecanismo hidráulico para variar su flotabilidad que les permite sumergirse con un consumo muy limitado de energía. Existen  tres diseños, uno francés y dos estadounidenses, aunque su funcionamiento básico es el mismo.

Las boyas se sumergen y vuelven a ascender en periodos de 10 días aproximadamente, moviéndose a unos 10 centímetros por segundo y recogiendo datos durante su recorrido. Cuando vuelven a la superficie transmiten los datos recogidos al satélite Jason  que simultáneamente desarrolla otras tareas como la medición de la altura del mar con centímetros de precisión.  El resultado final es una malla de sensores repartidos con  unos 300 kilómetros de distancia entre ellos que permite crear una imagen global y en tres dimensiones que la superficie oceánica.


Como veis se trata de una tarea enorme pero, afortunadamente,  la cooperación internacional ayuda. El proyecto esta abierto a todos los países que deseen colaborar. Y aunque los Estados Unidos aportar casi la mitad de las boyas otros 23 países, entre ellos España, contribuyen al proyecto. Claro que nuestra contribución real es muy pequeña. Solo dos de las boyas actualmente activas.

Dada la enorme importancia de los océanos en el clima terrestre los datos obtenidos son fundamentales para valorar la evolución a medio plazo de la temperatura de la Tierra. Tal vez por ello, los datos del proyecto Argo son ofrecidos libremente a cualquiera que desee utilizarlos en sus investigación. De hecho, en internet pueden encontrarse  modelos con predicciones  basadas en los datos procedentes de este proyecto. Si queremos un ejemplo a seguir para la exploración del espacio no se me ocurre un proyecto mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seria genial si te comunicaras y dejaras algo escrito aquí abajo, gracias.
Thalia