...
...

¿Y si no escalamos el Everest?

¿Y si no escalamos el Everest?

Admitámoslo, cualquiera que tenga un blog sobre ciencia o que comente su interés por el espacio acaba recibiendo un correo de un escéptico dispuesto a demostrarle que el hombre nunca piso la Luna. Y periódicamente la prensa recoge esas historias.

Por eso he decidido aprovechar este día para descubrir un engaño mucho mayor. La falsa historia de que el hombre ha alcanzado la cumbre del Everest. Miles de turistas se acercan cada año a las faldas del Everest como la misma reverencia que los visitantes de Cabo Cañaveral. Los habitantes locales recogen los beneficios de repetir ese mito pero ¿es posible llegar y sobrevivir en la cumbre del Everest?

En realidad a esa altura no hay suficiente oxigeno para vivir. Es la llamada zona muerta . Ni siquiera es posible alimentarse porque el proceso digestivo se bloquea a partir de los 7.500 metros. Si, hay gente que dice que ha subido pero son parte de la conspiración. Así consiguen dinero, fondos y subvenciones para chanchullos y programas secretos. ¿Y las imágenes? Nada más fácil. Acabo de grabar unas igualitas en Jaca, un poco de nieve y arreglado. Luego se compra a los periodistas y punto.

¿Y la gente del lugar que supuestamente participa en los ascensos? Están engañados y lo más listos colaboran. En realidad toda la política de permisos para ascender es un filtro para seleccionar a los que colaboran y separar al resto. Y si alguna vez se cuela alguien, comandos especiales con pequeñas cargas explosivas provocan una avalancha y liquidados. La montaña es peligrosa y mas si sabes como utilizarla. Como ultima advertencia hay más de cuarenta cadáveres humanos en los últimos 800 metros de ascenso. Nadie los quita.



En realidad, hay una base alienígena en la cumbre y quieren ocultarlo. Tengo mas pruebas como la fotografía anterior. Estoy pensando en llamar a Iker Jiménez, un conocido experto, para que me verifique unas fotografías . Me las entrego un famoso mayor retirado de la USAF. Aunque, de momento, son pocos los científicos que se atreven a hablar del tema. Se limitan a atribuir la creciente mortalidad entre los escaladores a causas naturales pero solo hay que leer entre líneas.

Os estoy oyendo, ¿como han podido ocultar algo tan grande? ¿Como consiguen la colaboración de la gente de la zona? ¿Como han mantenido el engaño tantos años?. Pero es más fácil de lo que parece. ¿No han conseguido que decenas de miles de trabajadores de la NASA y empresas auxiliares se callen y oculten la verdad sobre los supuestos viajes a la Luna? Imaginaos lo fácil que es hacerlo con unos campesinos que además intentan proteger su fuente de ingresos. Simplemente las expediciones inician el ascenso y de noche llegan los helicópteros negros para llevarlos a una base secreta.

Los principales culpables son los chinos que quieren mantener el secreto para conseguir la tecnología y dominar al mundo. Pero como los americanos lo saben han llegado a un acuerdo para repartir lo que consigan. Poder y dinero a repartir entre las grandes multinacionales y los políticos de siempre. Y siguen repitiendo la gran mentira para tenernos engañados y distraídos.

¿Creíais que la conspiración se limitaba al viaje a la Luna? ¿Por qué creer a los alpinistas y no a los astronautas? ¿Acaso nos han traído pruebas más concluyentes? No creáis a los que intentan engañaros. Correr la voz. Que todo el mundo sepa que no hemos llegado al Everest.

P.D: Por si alguien lo lee mas tarde, toda esta entrada es una broma aprovechando que hoy es el día de inocentes y a imitación de la divertidísima bitácora La decadencia del ingenio. En el Everest no se puede vivir permanentemente, pero si permanecer un breve periodo de tiempo. Lo suficiente para escalarlo. Claro, que si alguien se lo ha creído por un momento puede ser interesante que se lea los argumentos que desmontan tanta teoría conspiranoica sobre el alunizaje. Y que vea la explicación detallada de las fotografías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seria genial si te comunicaras y dejaras algo escrito aquí abajo, gracias.
Thalia