...
...

ranas, conejos y pruebas de embarazo

ranas, conejos y pruebas de embarazo

Durante siglos, un embarazo o su ausencia podían cambiar la historia de un país, el futuro de una dinastía o costarle la vida a una reina. Pero, ¿como saber con seguridad si una mujer estaba embarazada? Hace menos de un siglo, ranas y conejos comenzaron a dar la respuesta. 
La amenorrea o ausencia de menstruación puede tener múltiples causas además del embarazo. Pero comprobar si se esta embarazada puede ser crucial en algunas circunstancias. El primer método para intentar averiguarlo data del 1350 antes de Cristo. Fueron los egipcios quienes propusieron orinar sobre semillas de trigo. Si germinaban era porque la mujer estaba embarazada. Por extraño que parezca, el método parece  funcionar con una eficacia cercana al 70%.  
 
En realidad, todos los métodos, incluido el egipcio,  se basan en los grandes cambios hormonales que causa el embarazo. Sin embargo, lashormonas  como tales no fueron descubiertas hasta principios del siglo XX por lo que no hubo avances importantes durantes mas de 3.000 años. En los primeros años del siglo XX se fueron descubriendo más y más hormonas y se identificaron las asociadas al embarazo. Una fundamental era la  gonadotropina coriónica humana   que, junto con otras, prepara las condiciones necesarias para el crecimiento del feto.  Es generada por cerebro y la placenta de una mujer embarazada. Y, algo crucial, es eliminada a través de la orina. 
 
 
Embrión humano de cinco semanas y unos 10 mm. Fuente: Wikipedia
 
 
Dado los mecanismos del sexo y el embarazo son antiguos y compartidos por muchos seres vivos. ¿Que efecto tendrían las hormonas humanas sobre otros seres vivos? Por extraño que pueda parecernos, tan pronto como se empezó a entender el proceso, se iniciaron los ensayos con animales. Básicamente consistían en  inyectarles orina de mujeres embarazas y ver sus efectos. El primero test fue desarrollado en 1928 por dos investigadores alemanes, Aschheim y Zondek, y utilizaba ratones femeninos inmaduros. Si sus ovarios aumentaban de tamaño, la mujer estaba embarazada. Era muy fiable aunque implicaba un procedimiento complicado incluyendo la muerte del animal. Apenas tres años después, Maurice H. Friedman propuso utilizar conejos ya que la respuesta era más fiable y podía conseguirse en menos tiempo. Pero lo que no cambiaba es que los animales debían ser sacrificados para examinar sus ovarios.
 
Una alternativa algo más humanitaria, la conocida "prueba de la rana", fue  propuesta por Lancelot Hogben  en 1939. La inyección de orina provocaba la emisión de huevos en ranas o sapos femeninos o de espermatozoides en los machos. Este método, además de fiable y rápido, no implicaba la muerte de los animales. Y durante varias décadas fue la mejor alternativa.
 
En realidad, lo que se necesita era un procedimiento para detectar la hormona en la orina. Todos los métodos anteriores se basaban en los efectos biológicos que una pequeña cantidad de hormona era capaz de producir. Para detectarla directamente fue necesario esperar a que los avances en biología permitiesen desarrollar un test basado en reacciones químicas. Esto fue posible a principios de los años 60 y desde entonces se han sucedido diversas mejoras hasta terminar en los sistemas actuales basado en el uso de anticuerpos que se enlazan con la hormona. Seguro que los animales lo agradecen tanto o más que los humanos.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seria genial si te comunicaras y dejaras algo escrito aquí abajo, gracias.
Thalia