...
...

Las armas nucleares perdidas

Las armas nucleares perdidas



Un accidente en el que  intervengan armas nucleares ya es lo bastante malo. Pero si hay algo peor es un accidente donde se pierdan armas nucleares.  Y lo que resulta casi increíble es que docenas de  bombas atómicas sigan perdidas.


Hace unos días, Daniel Marín comentaba su excelente blog  el “despiste” de unos militares norteamericanos que se llevaron de viaje, por error,  seis misiles de crucero armados con cabezas nucleares.  Por desgracia hay, al menos, una veintena de accidentes de menor o mayor importancia donde las bombas nucleares estaban presentes. En algunos las bombas se desintegraron sin explotar o se perdieron y fueron recuperadas mas tarde como en Palomares. Pero en algunos casos siguen perdidas:

  • 10 de marzo de 1956: Un bombardero B-47 Stratojet de la fuerza aerea nortamerica desaparece en el Mediterraneo cuando transportaba dos bombas nucleares. Se cree que se estrello pero se desconoce donde ya que nunca aparecieron restos.
  • 5 de febrero de 1958: Otro B-47 choca en vuelo con un caza cerca de Savannah, Georgia. Tras intentar, sin éxito, aterrizar de emergencia lanzan la bomba al Atlantico para evitar su explosión en caso de estrellarse. Aunque  un grupo de búsqueda creyó encontrarla en 2004 se trató de una falsa alarma y sigue perdida.
  • 4 de junio de 1962: Un cohete Thor con una cabeza nuclear es lanzado para estudiar los efectos de una explosión a gran altitud. Sin embargo, un fallo en el lanzador obliga a destruirlo en vuelo y la bomba cae al Océano Pacifico.
  • 5 de diciembre de 1965: Un caza del USS Ticonderoga cargando una bomba termonuclear tipo B-43 cae por un lateral de la cubierta. No se encontraron restos ni del piloto, ni del avión debido a la profundidad de las aguas es esa zona (unos 4.875 metros). Como comparación los restos del Titanic fueron encontrados a unos 4000 metros de profundidad.
  • 21 de junio de 1968: Un B-52 cargado con cuatro bombas atómicas se estrella en las cercanías de la base Thule en Groenlandia. El incendio posterior y la explosión de las cargas químicas provoca el caos en la zona incluyendo una nube radiactiva, la fusión de la capa de hielo y la caída de uno o dos bombas al océano. Una fue recuperada y  hay sospechas de que otra aún permanece en el fondo.
  • 11 de Abril de 1968: El submarino sovietico K-129 se hunde con 98 tripulantes y 5 armas nucleares entre torpedos y misiles. Años después, la CIA intenta recuperar el submarino construyendo para ello un barco especial, el  Glomar Explorer. Oficialmente, la operación fue un fracaso y parte o todas las bombas siguen en el fondo del mar.
  • 21 de mayo de 1968: El submarino  USS Scorpion   se hunde a unos 800 kilómetros al sudeste de las Azores. Se pierden 99 vidas, un reactor nuclear y dos torpedos con cabezas nucleares. El submarino ha sido localizado pero, por ahora, no se ha intentado recuperar ningún resto. 
  • 12 de abril de 1970: El submarino soviético K-8 se hunde a unos 480 kilómetros al noroeste de España. En su interior, 52 tripulantes y dos reactores nucleares. Con capacidad  para 24 torpedos nucleares, en los restos localizados solo aparecen 4 y  se ignora la situación del resto.
  • 6 de octubre de 1986: El submarino soviético K-219 se hunde a unos 100 kilómetros al norte de las Bermudas cuando es remolcado a puerto tras un incendio. Se calcula que contenía 34 cabezas nucleares entre torpedos y misiles balísticas.
 Submarino Scorpion accidente

Hay muchos mas accidentes e incidentes ya que solo he incluido aquellos donde se perdieron armas nucleares que siguen sin ser recuperadas. Aun así la cifra no impresiona tanto como las  2.000 explosiones nucleares, dos mil "ensayos", realizados desde 1945. Tengo la impresión de que tarde o temprano, todas las bombas serán localizadas y extraídas. Solo espero que sea por los mismos que tan imprudentemente las perdieron. Se me ocurren algunas posibilidades mucho peores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seria genial si te comunicaras y dejaras algo escrito aquí abajo, gracias.
Thalia